Publicado en: 9 octubre, 2018

Las Derrotas de los  Estados Unidos en las Relaciones  Internacionales

Por Ramiro Gómez

Parece que todo lo que toca o hace Donald Trump sale tan mal que lo convierte en el ‘bufón’ del mundo así como se demostró en la última sesión de las Naciones Unidas, pero a la vez sigue siendo un líder peligroso con capacidad de tratar de intimidar al mundo entero. Su predisposición a las amenazas

Sin embargo, Donald Trump, es un simple representante del sistema elegido precisamente para tratar de remediar los defectos del sistema norteamericano sin cambiar su esencia. Esto explica por qué Trump siguió con las guerras ilegales en Siria y Yemen, aumentó la permanencia de EE.UU en Afganistán y ordenó la edificación de una innecesaria base militar permanente en PolonParece que todo lo que toca o hace Donald Trump sale tan mal que lo convierte en el ‘bufón’ del mundo así como se demostró en la última sesión de las Naciones Unidas, pero a la vez sigue siendo un líder peligroso con capacidad de tratar de intimidar al mundo entero. Su predisposición a las amenazas y sanciones son exageradas persiguiendo a sus supuestos enemigos.
En menos de dos años, Donald Trump se convirtió de un posible líder mundial en un jefe “fanfarron” que amenaza a todos los países que no aceptan a Norteamérica como el ‘ombligo’ del mundo, es decir, el centro de todo. En estos dos últimos años ha logrado ser el centro de atención de todos los medios ia.
Y eso suma, las amenazas de guerra contra Irán y Venezuela, y el acoso permanente contra Rusia, China, Irán, Corea del Norte. Trump autorizó implícitamente a la CIA a proseguir con su programa ‘Timber Sycamore’ para entrenar a los muyahidines de Al Qaeda, Frente al Nusra, el Estado Islámico en Siria al estilo de la ‘Operación Ciclón’ desarrollada en Afganistán contra la Unión Soviética. Y los consejos del exjefe de la CIA, David Petraeus (este personaje que terminó su carrera con un escándalo), que aconsejaba a los medios de comunicación al servicio del sistema “usar la guerra de percepción” conducida continuamente para crear una convicción de masas de acuerdo con los intereses del establishment” (grupo dominante).
The New York Times, lo puso en evidencia, acerca de “la retórica de la ‘independencia energética’ que está en armonía con la consigna [de Donald Trump] ‘Hacer América Grande Otra Vez’, pero no produce las ganancias prometidas a las empresas que siguen perdiendo dinero en las hipotecas de alto riesgo y eventualmente llegan a un final amargo”.
Todo esto se refleja en la reciente declaración del presidente de la Federación de la Industria Alemana (BDI), Dieter Kempf quien afirmó que el gas de facturación norteamericano (LNG) no puede competir con el producto que recibe Alemania de Gazprom (60%) y además “la Unión Europea y sus corporaciones tienen derecho a decidir su propia política energética independientemente de otros Estados”.
No obstante, la “doctrina de patriotismo” de Trump, que supuestamente reemplazó a la ‘doctrina de la globalización’, se basa en la mentira y la violación de las leyes internacionales con impunidad, amenazando y aplicando sanciones contra cualquier nación que no se le somete. A este paso le falta poco a Washington para castigar al mundo entero, a excepción de Israel y el Reino Unido, sus vasallos tradicionales.
«Trump no es un fascista, pero sí el presidente más antidemocrático de EEUU» Madeleine Albright (La que fuera jefa de la diplomacia norteamericana en la época de Bill Clinton advierte en su libro “Fascismo” sobre los peligros del auge del nacionalismo y la extrema derecha).
Ramiro Gómez es un comunicador alternativo latinoamericano experto en temas como el Medio Oriente, la revolución cubana, Nicaragua, Colombia, la revolución Bolivariana, la Unión Soviética y la Guerra Civil española.

COLABORA CON KAOS