Publicado en: 25 marzo, 2015

LA PSOE vs el pueblo: Populismo y hegemonía en Andalucía

Por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

“El populismo no tiene un contenido específico, es una forma de pensar las identidades sociales, un modo de articular demandas dispersas, una manera de construir lo político.” (Ernesto Laclau) La PSOE, el partido-régimen de Andalucía El líder jornalero andaluz, Diego Cañamero, define al PSOE de Andalucía como “la PSOE”. “Está la Peugot, está la Renault, […]

“El populismo no tiene un contenido específico, es una forma de pensar las identidades sociales, un modo de articular demandas dispersas, una manera de construir lo político.” (Ernesto Laclau)

La PSOE, el partido-régimen de Andalucía

El líder jornalero andaluz, Diego Cañamero, define al PSOE de Andalucía como “la PSOE”. “Está la Peugot, está la Renault, y está la PSOE”, suele decir. Con ello nos indica el carácter socio-político que caracteriza a este partido en Andalucía: como partido-régimen hegemónico de la política andaluza capaz de controlar todos los resortes del poder administrativo autonómico en nuestra nación, al punto de ejercer más como una agencia de colocación, o como una multinacional de la política, que como un partido político entregado a la vida democrática normalizada. El PSOE-A tiene unos intereses que defender y esos intereses se hacen confundir con los propios intereses colectivos del pueblo andaluz, al modo típicamente populista.

Su labor como partido-régimen no tiene un contenido específico, funciona más como una forma de pensar las identidades políticas, sociales y culturales que son y se presentan como hegemónicas en Andalucía que como un gestor de la administración pública, estableciéndose en la práctica como un modo factual, desde su control omnipresente de la administración autonómica, de articular en torno a sí demandas dispersas y plurales que han sido propias de la vida socio-política andaluza durante décadas, y ejerciendo como si de la figura de un líder representativo y carismático se tratase, despersonalizado pero capaz de aglutinar en torno a su figura política las principales demandas colectivas de la mayor parte de la sociedad.

El PSOE en Andalucía es la expresión política de un régimen. Un régimen engrasado durante décadas de gobierno ininterrumpido capaz de articular, con los años, los más variopintos mecanismos de control político, social, mediático y administrativo en la comunidad. Un régimen que se visibiliza desde la doble dimensión propia de todo régimen populista: la estructural-administrativa y la simbólico-identitaria. Una maquinaria política, administrativa y electoral gigantesca capaz de sostenerse elección tras elección, generación tras generación, como fuerza hegemónica de la vida política andaluza. Incluso en los momentos más delicados.

El PSOE ha sido capaz de construir un sistema institucional, político y administrativo plenamente estructurado, que no requiere de ningún tipo de recomposición política que lo normalice socialmente –ya lo ha conseguido-, desde el cual poder afrontar cualquier desafío político incluso en los tiempos en los que su matriz española atraviesa por sus peores momentos y diferentes ventanas de oportunidad se abren ante quienes pretenden derrocar dicha hegemonía.

Su pleno control de la administración pública dependiente de la Junta de Andalucía, su extensa administración paralela y su metódica gestión del control y reparto de los recursos públicos en función de sus propios intereses partidistas, sumado a su capacidad para presentarse ante amplias capas de la sociedad como el partido que mejor defiende los intereses de los trabajadores y trabajadoras de Andalucía y la defensa de Andalucía en sí misma, le otorgan una fuerza electoral que sistemáticamente es capaz de alcanzar el gobierno autonómico. La Junta de Andalucía es el PSOE-A y el PSOE-A es la Junta de Andalucía, y así lleva siendo desde hace más de tres décadas.

El Populismo de La PSOE

Las redes clientelares extendidas por el PSOE a lo largo y ancho de toda la nación andaluza son bien conocidas. Pero ello por sí mismo no es capaz de explicar la fuerza hegemónica que el PSOE ejerce en nuestra tierra, así como sus continuas victorias electorales. Sin su capacidad para manejar de forma certera el componente simbólico-identitario e ideológico que es propio del “sentido común” del pueblo andaluz, nada de eso sería posible.

El PSOE es mucho más que un partido de gobierno capaz de manejar a su antojo una potente administración paralela de la que dependen, directa o indirectamente, cientos de miles de puestos de trabajo, o de haber explotado a su favor el hambre y la miseria del mundo rural andaluz con su manejo político del antiguo PER, es el partido en el cual han depositado su confianza muchos millones de personas diferentes a largo de todas estas décadas, como partido representativo de la izquierda y como depositario de la defensa de los valores sociales y culturales, políticos y económicos, del pueblo andaluz.

Entre otras cosas, como expone Luís Barbero en el diario El País en un artículo de análisis sobre el resultado de las elecciones del pasado 22-M, esto se puede explicar parcialmente en virtud del papel desempeñado por el PSOE durante la transición: “el PSOE capitalizó la movilización popular que permitió a Andalucía, vía referéndum, equipararse con las comunidades históricas, una lucha que se entendió básica para salir del subdesarrollo. En cierta manera, los socialistas se convirtieron en el partido nacionalista de Andalucía y consiguieron que una amplia mayoría de ciudadanos se identificase con sus siglas, un fenómeno que aún perdura“, algo que el propio Manuel Chaves no dudó en reforzar durante sus diferentes mandatos, llegando a calificar abiertamente al PSOE como el “partido nacionalista de Andalucía”. No iba nada desencaminado, ciertamente. No como partido soberanista, claro, pero sí como partido-régimen, o como partido-país, según lo define el compañero y camarada Antón Torres, que es. No obstante, tampoco podemos negar que son muchas las personas, sobre todo personas de avanzada edad, que identifican al PSOE no solo con ese papel de liderazgo de un proceso de auto-reconocimiento identitario del pueblo andaluz durante la transición, sino también, de forma relacionada, como el partido que fue capaz de desarrollar la economía andaluza desde las condiciones nefastas en las que este pueblo, y en especial su mundo rural, vivía durante el franquismo, a las condiciones actuales, que si bien siguen siendo igualmente nefastas, son, desde los ojos de estas personas, bastante mejores que aquellas, con, por ejemplo, un estado del bienestar que en aquellos tiempos de la dictadura, o en los años duros de los posguerra, ni se podía imaginar como posible. Pero todo esto, aunque importante, es solo lo anecdótico para explicar con verdadero fundamento el control  hegemónico que como partido-régimen el PSOE ejerce sobre Andalucía y sus gentes.

El PSOE es, sobre todo, el partido que puede mandar a sus representantes políticos en esa citada administración paralela a dar órdenes a los trabajadores de un determinado espacio de dicha administración para que voten por el PSOE bajo la advertencia de que, caso de no hacerlo, podrían perder su puesto de trabajo, forzándolos no solo a votar por el PSOE sino a contribuir a desarrollar la campaña electoral en las calles –incluso dejando a un lado su trabajo en la administración-, así como a obligarlos a controlar aquellas empresas y otros espacios socio-económicos donde la administración pública reparte sus ayudas y subvenciones, tal y como hemos visto, sin demasiado asombro –aunque con mucha indignación-, en el caso de la ex delegada de Empleo de la Junta de Andalucía en Jaén, Irene Sabalete, lanzando todos estos mensajes a un grupo de trabajadores de la Administración andaluza tan sólo un mes antes de las elecciones autonómicas del año 2012, en la que todas las encuestas pronosticaban como las de la alternancia en Andalucía por el PP tras tres décadas de gobiernos del PSOE. Es también el partido que maneja, en esas claves, una administración paralela con más de 30.000 puestos de trabajo directos en todo un entramado de empresas públicas, fundaciones y agencias, y que recientemente blindó a través de una disposición adicional colada de rondón en su proyecto de ley del presupuesto para la comunidad para el año 2014, y que ya antes se integraron al normal funcionamiento de la administración mediante las nuevas agencias públicas creadas a través de la controvertida Ley de Reordenación del Sector Público andaluz, más conocida como “ley del enchufismo”. Es también, por supuesto, el partido que meses antes de cada convocatoria electoral pone a trabajar en el mundo rural a decenas de miles de personas mediante contratos temporales vinculados a obras públicas o similares, y que cada año maneja a su antojo, con clara funcionalidad política-clientelar, las bolsas de empleo municipales o el presupuesto destinado a la aplicación del antiguo PER en la mayor parte del mundo rural andaluz. Y es también el partido capaz de controlar todo el espacio mediático andaluz, tanto en el sector público como en el privado, regándolo cada año con varios millones de euros en publicidad institucional y/o repartiendo en los meses previos a una campaña electoral cientos de miles de euros a repartir entre todos los grupos mediáticos sin distinción de signo político o línea editorial matriz.

Es todo eso, pero es que además es también el partido de los informativos de Canal Sur, los programas de Juan y Medio y/o los de “se llama copla” o “la suerte está echada” de turno, así como las coberturas a todo detalle de la semana santa en toda la comunidad, el Rocío o la Virgen de la cabeza, es decir, es el partido que convierte la programación de la RTVA en un continuo espectáculo del folclore típico andaluz situado convenientemente entre los diversos informativos y programas de análisis político en los cuales ensalzar la labor del PSOE en la comunidad. Esto es: es el partido que ha convertido al ente público audiovisual en una maquina perfecta de generar identidades colectivas al gusto de lo que el PSOE espera y desea del pueblo andaluz, a su vez amparado en las propias tradiciones y sentires populares de dicho pueblo. El partido que hace un programa especial, en esa su televisión -“la suya”-, en el que se honra y se vitorea a Isabel Pantoja justo el día en que se anuncia la condena por corrupción y blanqueo de capitales contra la misma, alcanzando audiencias líderes esa noche. Es el partido que convierte en estrella televisiva a María del Monte o que cada noche buena nos deleita con lo más variado del cante andaluz bien amaestrado. Es también el partido que utilizó contra el gobierno de Aznar el argumento de la deuda histórica como arma arrojadiza contra “la derecha” y luego lo despreció con el gobierno de Zapatero, conformándose con su pago en solares y otras cosas del estilo sin que ello generara el menor escándalo. Es el partido que nombró hija predilecta de Andalucía a la Duquesa de Alba a una misma vez que se presenta como partido hegemónico en el campo andaluz, pues es capaz de hacer prevalecer el aspecto folclórico que rodeaba a la figura de la Duquesa, y que es perfectamente representativo de una parte importante del pueblo andaluz, frente a las contradicciones que un hecho así supone para su supuesto ideario en defensa de los trabajadores y de izquierdas. Es el partido capaz de hacer circular, en la última semana de una campaña electoral que se presuponía abierta y disputada, una foto de Susana Díaz, semana-santeando, junto a un conocido y “popular” torero –muy vinculado a la citada Duquesa-, y que sea la propia izquierda a su izquierda la que la haga circular por todas las redes sociales, pensando que con ello le hacía algún tipo de daño a la candidata “socialista” y sin caer en la identificación que buena parte del pueblo tiene con esos símbolos tan propios de la cultura popular andaluza. Es decir, es el partido que sabe manejar como nadie -hasta ponerlo plenamente a su servicio-, con tanta o más eficacia que sus redes clientelares, el aspecto simbólico e ideológico que la mayor parte del pueblo andaluz reconoce como más cercano a su propia identidad personal y a la propia identidad colectiva del pueblo andaluz.

O dicho de otro modo, en Andalucía ese espacio de lo nacional-popular que es propio de todo régimen populista, esa capacidad de hegemonizar el tablero político y ponerlo a su servicio, esa iniciativa en la creación de significantes aglutinadores de lo “común” y lo “identitario” -lo popular-, esa capacidad para rellenar significantes vacíos, con su correspondiente cadena de equivalencia asociadas, en torno a unos determinados principios y conceptos movilizadores del escenario político y de la voluntad individual, es lo que identifica y representa al PSOE, y, desde luego, lo que explica, sumado a su manejo implacable de la administración bajo su directo control, su excelsa capacidad para imponerse, elección tras elección, generación tras generación, como fuerza hegemónica y de régimen en nuestra tierra. El PSOE opera en Andalucía como lo puede hacer CiU en Catalunya o el PNV en la CAV, o el PP en Galiza, o UPN en Navarra, etc., es decir, como una fuerza hegemónica que se sustenta en el control hegemónico del espacio ideológico que es mayormente representativo de ese territorio -en nuestro caso la izquierda-, así como del manejo interesado de lo que se deriva de la identidad política asociada a ese territorio. El PSOE-A es en nuestra tierra, en definitiva, el partido populista por excelencia, y no PODEMOS.

Un partido al que, en consecuencia, no lo vas a derrocar jamás apelando a un discurso transversal y centrista, moderado o ambiguo, porque en Andalucía la hegemonía populista se aglutina en torno a dos significantes de lo común que son hegemonizados por el PSOE: la “izquierda”, como expresión de la defensa de los derechos e intereses de los trabajadores y trabajadoras de Andalucía y su vinculación directa a la defensa de los intereses de Andalucía –frente a la derecho de los “señoritos”- y la propia concepción identiraria y simbólica del concepto “Andalucía”, como expresión de la identidad folclórico-cultural de un pueblo que, a su vez, se vincula con la historia y los dolores de ese pueblo, presentes y pasados, así como con sus glorias y sus alegrías populares.

En Andalucía, consecuentemente también, solo se podrá derrocar al PSOE desde otro proyecto de corte populista alternativo y eficiente, disputándole o arrebatándole, mutando las relaciones sociales y culturales que sustentan esa hegemonía, aquellos conceptos que maneja como nadie y hace propios mejor que nadie: la “izquierda” y el propio concepto “Andalucía”. Toda otra estrategia política está condenada al fracaso sistemático y al aplastamiento sin remedio por el régimen populista de La PSOE.

El combate populista contra La PSOE en Andalucía

Al PSOE en Andalucía solo lo derrotas, pues, de dos maneras posibles: o profundizando en el españolismo folclórico de Andalucía y contraponiendo la hegemonía de una fuerza de derechas a la hegemonía tradicional de la izquierda, es decir, dando la vuelta en lo ideológico al escenario hegemónico y profundizando simultáneamente en lo identitario que maneja el PSOE como propio –como estuvo a punto de pasar con el PP en 2012-, o, por el contario, arrebatándole el espacio de la izquierda y el concepto de la identidad para llevarlo hacia posiciones de lo popular como las expresadas por Blas Infante cuando dijo aquello de que “la diferencia entre ellos y nosotros es que para ellos el país son intereses creados y para nosotros los dolores creados por esos intereses”. No hay más. Por eso el cambio en Andalucía, si es que alguna vez llega, solo podrá venir por dos sitios: o por un giro a la derecha populista-españolista o por un giro hacia el soberanismo de izquierdas. Todo lo demás el PSOE y su maquinaria populista se lo comen de uno o varios bocados. Incluido, por supuesto, el españolismo republicano de izquierdas o el españolismo transversal en cualquiera de sus diferentes variantes. Eso de “el cambio empieza en Andalucía”, por ejemplo, que ha sido el lema de campaña de PODEMOS en estas pasadas elecciones autonómicas del 22-M, ni es ni será nunca una estrategia ganadora en Andalucía, sino todo lo contrario: es el símbolo de la derrota perpetua. Lo de “Andalucía por sí, para España y la humanidad” que refleja el escudo oficial de Andalucía vs el “Andalucía por sí, por los pueblos y la humanidad”, que hace propio como lema de combate el soberanismo andaluz de izquierdas, no es ninguna irrelevancia: es el símbolo vivo de la batalla por la hegemonía populista en Andalucía.

Por ello, en estos momentos históricos en los que el régimen español del 78 parece haber entrado en un período de “crisis orgánica” en el sentido gramsciano, propicio para que las fuerzas populistas que tratan de desafiarlo no solo tengan la capacidad de poner en jaque al sistema institucional que es inherente a dicho régimen sino de derrocarlo y sustituirlo por algo “nuevo”, la realidad es que, pese a ello, en Andalucía no se dan todavía las condiciones –y el mensaje de las pasadas elecciones es rotundo a este respecto- como para que esas fuerzas se puedan lanzar a la reconstrucción de un nuevo núcleo populista capaz de subvertir la hegemonía populista propia del régimen-partido del PSOE andaluz.

Andalucía, como lo definía el pasado domingo el periodista Ignacio Escolar, es un “microclima” que no se puede comparar con las dinámicas que ya se están dando en otros territorios del estado, esto es, teniendo en cuenta su propia lógica nacional-popular como nación colonizada y hegemonizada por un régimen populista que es, se expresa en este momento histórico como un espacio que actualmente anda en evidente desconexión de lo que acontece a ese respecto de la crisis orgánica del régimen del 78 en otros territorios del estado, que tiene sus propias dinámicas –coloniales- y sus propias lógicas –populistas- de funcionamiento político.

Andalucía no vive inserta en ninguna crisis orgánica porque el régimen central que rige aquí, desde una perspectiva de construcción del sujeto popular y de las dinámicas populistas históricas, no es el régimen del 78, sino su traducción de dicho régimen a la realidad nacional andaluza en forma del régimen populista de La PSOE.

En todo caso, frente a esa crisis orgánica que parece evidente en otros territorios del estado, aquí nos encontramos en una situación diferente en función de las propias lógicas de análisis histórico del momento populista y su relación con la sociedad: nos encontramos, a duras penas, frente un sistema institucional que requiere algún tipo de recomposición política y en el cual el sistema puede ser desafiado, pero que como mantiene su capacidad de autoestructuración y su propia dinámica populista autoregeneracionista, obliga a las fuerzas populistas desafiantes a actuar tanto dentro como fuera del marco institucional establecido, esto es, intentando desafiar la hegemonía del PSOE en aquellos espacios de oportunidad que la crisis a nivel estatal de todo lo que supone y representa el régimen del 78 ha abierto pero sin poder salir de las claves concretas sobre las que el régimen hegemónico de Andalucía mantiene y construye esa hegemonía: La “izquierda” y “Andalucía”.

Al PSOE de Andalucía, como hemos dicho antes, jamás lo vas a derrotar utilizando aquí las mismas claves transversales y ambiguas que usas para combatir al régimen del 78 en otros territorios del estado, de la misma manera que la hegemonía de CiU o el PNV en Catalunya o la CAV no la tumbas desarrollando la misma estrategia política que, por ejemplo, te podrían valer para “conquistar” Madrid o Valencia. Puede haber algunos puntos comunes, pero siempre desde la especificidad propia de Andalucía y sus lógicas de funcionamiento en buena medida desconectadas de lo “español-global”. En Andalucía el combate principal, a nivel del enfrentamiento político electoral, no es contra “la casta”, sino contra “la PSOE”.

Descartando, pues, que queramos apoyar la idea de un derrumbe del régimen del PSOE por vía de la opción de “derechas” –obviamente-, arrebatar al PSOE la hegemonía populista en Andalucía pasa indispensablemente, por todo ello, por hacer consciente al pueblo andaluz de que ese combate ideológico, simbólico, político y cultural que es necesario enfrentar como desafío populista al PSOE toma su esencia en el interior de nuestras propias identidades como personas que se ubican dentro de una determinada pluralidad de demandas sociales y políticas diversas pero que se encuentran a su vez recogidas, todas ellas, por la sensibilidad propia de lo que la izquierda y lo que la cultura andaluza -como identidad “común”- expresan, esto es, combatiendo sin miedo y a tumba abierta en aquellos espacios referenciales desde donde el PSOE construye su hegemonía, dejando claro que venimos a arrebatársela-disputársela combatiendo en su propio tablero pero aspirando a cambiarlo por el nuestro propio una vez podamos derrocarlo como partido-régimen hegemónico. Visibilizando, por tanto, que nuestro proyecto de cambio toma su impulso en la base misma de nuestras experiencias y circunstancias como andaluces de clase trabajadora que somos, como fenómeno de identidad política y como comprensión de la conformación histórica de la misma a través de un proceso fundamentalmente dialéctico y determinado por las circunstancias socioeconómicas y políticas que han afectado sobre nuestra tierra desde siglos atrás y especialmente durante las últimas tres décadas y media.

Una comprensión que pasa irremediablemente, en consecuencia, por el conocimiento de las circunstancias históricas en las que se ha visto inmerso el pueblo andaluz, de las relaciones establecidas históricamente entres sus clases dominantes y sus clases explotadas –sus jornaleros y sus señoritos- y de toda la amplia pluralidad de conflictos y luchas que aquello ha legado como herencia material, económica, simbólica e identitaria a nuestros días, para acabar determinando cómo todo ello se ha ido reflejando en las condiciones de vida del pueblo trabajador andaluz, en la estructura económica andaluza, y en la configuración de nuestra identidad cultural andaluza que es también de todo ello resultante, visibilizando así el secuestro que la PSOE ha hecho de todos estos elementos políticos e identitarios. Esto es: desde el soberanismo andaluz de izquierdas, aunque no siempre haga falta presentarlo explícitamente como tal, por supuesto.

Es decir, para combatir al régimen populista de la PSOE en nuestra tierra es indispensable, condición necesaria y marco principal de apertura de oportunidades de cambio real, hacer entender a los andaluces y andaluzas que nuestra cultura no es otra cosa que la manifestación simbólica de nuestra historia y, a su vez, que nuestra historia no es otra cosa que la historia de la lucha de clases y otros antagonismos históricos expresados en relaciones de lucha social en Andalucía, hacia dentro y hacia afuera de nuestras propias fronteras naturales. Pues, en esencia, no otra cosa es lo que expresa, traducido, lo que los conceptos “izquierda” y “Andalucía”, ahora secuestrados por la hegemonía populista de la PSOE, rememoran en la mente de los andaluces y andaluzas.

Es necesario, pues -entre otras cosas-, que entendamos y hagamos entender la cultura andaluza, en ese combate contra el dominio hegemónico del PSOE y su apropiación-identificación de su régimen populista como si de la propia “Andalucía” se tratase, no como mero folclore sino como parte inseparable de la evolución en las condiciones socioeconómicas del pueblo andaluz, como reflejo histórico de las mismas, como arma de lucha política, a través de la cual podemos luchar por mejorar las condiciones socioeconómicas de nuestro pueblo, por la justicia social y por la plena soberanía de Andalucía en el marco de una sociedad justa y equitativa.

Hacerles entender que la nación andaluza es el pueblo, es la lucha de clases y toda la conflictividad social en general-feminismo, ecologismo, luchas en defensa de las minorías étnicas o la defensa de los derechos LGTB, el antirracismo, el antifascismo, la lucha por la defensa de los derechos humanos, etc., etc.-, y es, antes que nada, los efectos de la histórica confrontación de los intereses de la mayoría frente a los privilegios de la minoría. Que nuestra patria no es ni un fusil ni una bandera, sino nuestros hermanos que están labrando la tierra -y sus dolores-. Eso es Andalucía. Esa es la clave sobre la que poder aglutinar cualquier proyecto de cambio real en Andalucía, la forma de poder conectar con la identidad y los deseos de nuestro pueblo, arrebatándole esa conexión a lo que hoy representa la PSOE en estas tierras ricas llenas de gente empobrecida. Esos dolores creados de los que hablaba Blas Infante.

Esa es nuestra lucha populista y estas son las claves centrales y necesarias -aunque no suficientes, obviamente- desde las que poder disputar el poder a la PSOE tomando como centro de todo impulso de cambio la lucha del pueblo.

La representación del mundo ideológico y el tablero político en Andalucía

En definitiva, el régimen populista del PSOE en Andalucía secuestra el funcionamiento de la vida política en Andalucía –sobre todo a nivel de la administración autonómica andaluza-, pero no es Andalucía y mucho menos es toda la vida política en Andalucía. No obstante, el régimen establecido y sus “sentidos comunes” asociados no lo diseñas tú, te lo diseñan: ya está previamente diseñado como resultado de varias décadas de férreo control del PSOE sobre todos los elementos mencionados en la primera parte del texto (redes clientelares, medios de comunicación, etc.). Por tanto sigue habiendo una determinadas claves ideológicas dadas que aunque no se hagan explícitas o estén en disputa, siguen muy presentes, sobre todo en lo relacionado a los comportamientos electorales.

Lo que no se puede es creer que el populismo según se defiende desde algunos sectores de PODEMOS, transversal y alejado del eje izquierda-derecha como quien huye de la peste, debe sustituir al populismo del PSOE y de ahí esperar que todo los males de Andalucía, históricamente determinados por su realidad como tierra dependiente y de carácter casi colonial, desaparecerán por arte de magia, porque no se trata de eso. Se trata de disputar una batalla sin cuartel contra lo que de identitario hay en la hegemonía del PSOE en Andalucía para devolver ese mensaje de lucha, ya traducido desde el eje izquierda-Andalucía que es propio de esa hegemonía populista del PSOE, a la realidad que la gente vive de forma concreta en nuestra tierra, desde sus diferentes roles e identidades como personas y como trabajadores/as, con sus diferentes posiciones sociales y sus correspondientes conflictos y antagonismos que se construyen en relación a ellas. Los símbolos sociales que el populismo del PSOE ha hecho suyos ocultan la realidad y la convierten en mito (ese mito de que “el PSOE es el partido que mejor defiende los intereses de los trabajadores en Andalucía y a los propios intereses comunes de Andalucía como comunidad política”), pero, por ello mismo, tienen una traducción que en ningún caso es ajena a la vida cotidiana de todos nosotros/as (“el PSOE es un partido-régimen que manipula tales símbolos para defender sus propios intereses como partido-régimen, dejando en un segundo plano los intereses de los trabajadores/as y de la propia Andalucía como comunidad política: ahí están todos los datos socio-económicos y todos los escándalos de corrupción que lo demuestran, a la vista de todos e irrebatibles”), siendo en esa traducción donde se encuentra el verdadero nexo entre la capacidad de conectar con la gente y la modificación del discurso/mito sobre el que se sustenta el dominio hegemónico de la PSOE.

Hay que saber concretar eso, pues, hacia una correcta traducción del mensaje que fluye en la lógica populista del régimen actual, en forma de mito, para hacerlo conectar con la realidad material y vital concreta de la gente, sin olvidar que para la mayoría de esas personas que sistemáticamente dan su apoyo electoral al PSOE no ya los conceptos pero sí las posiciones de los partidos en el tablero político siguen estando muy presentes. El eje izquierda-derecha en Andalucía sigue teniendo un enorme peso y una tremenda fuerza movilizadora, por más que se sepa sobradamente, desde el sector más crítico y concienciado de la sociedad, que ese juego, en manos del eje PSOE-PP no es más que un “juego de trileros”. Pero que lo sepamos nosotros no quiere decir que no siga siendo clave para determinar los comportamientos electorales de nuestro pueblo. Son décadas y décadas de construcción de una hegemonía populista, por parte del PSOE y todas sus armas mediáticas y estructurales, que ha calado hasta el tuétano en la gente. No es posible creer que eso se puede vencer simplemente modificando el lenguaje o sus usos. Hay que saber traducir el mensaje “populista”, desenmascarar el mito, combatirlo en su propio terreno y con sus propios “sentidos comunes” asociados, no hay otra. El tablero sobre el que se desarrolla la partida del cambio y/o el mantenimiento de la estabilidad actual es suyo, lo han diseñado ellos y ellos han marcado las reglas, y no tenemos, de momento, armas suficientes como para variar eso sin previamente asumirlo como propio, ni desde PODEMOS ni desde ningún otro espacio político actual en el marco de los movimientos populares, en el campo de “los de abajo”.

El sentido de lo dicho, nos guste o no, cuando hablan de izquierdas y de derechas, de Andalucía y de sus tradiciones, de nuestro pueblo y su cultura, está irremediablemente vinculado al uso que ellos han construido durante décadas con verdadera eficacia, así que o empezamos por traducir eso para que la gente debata sobre tales usos consigo mismos, o nos aplastarán por el simple hecho de que ellos manejan el armamento pesado y nosotros solo las piedras. David no vencerá a Goliat boxeando ni retándole al ajedrez, sino explicando las reglas de ese ajedrez a muchas personas, el signficado de cada movimiento de Goliat, y finalmente retándole en una partida multitablero.

Esto es, las elecciones no se ganan ni se ganarán nunca, al menos en Andalucía, por el centro, “ocupando la centralidad del tablero”. En Andalucía las elecciones se ganan, se han ganado siempre desde el inicio de la autonomía, por la izquierda. O dicho de otro modo, o consigues arrastrar, en tu desafío al régimen del PSOE, el voto hegemónico de izquierda que es propio del panorama andaluz y le arrebatas así al PSOE su voto tradicional de izquierdas, o no ganas. Y eso, teniendo en cuenta el componente cultural-identitario que es también propio de esa hegemonía populista del partido-régimen que es la PSOE, o lo haces por el camino del soberanismo andaluz –en el sentido de un discurso expresado en estas claves y unas prácticas políticas consecuentes a las mismas-, o no será de otra manera. Teresa Rodríguez lo ha entendido bien, la corriente que viene con aires de Madrid desde su partido, no.  Aquí o “te duele Andalucía” y haces ver de forma mayoritaria eso de que “al PSOE ya no le duele Andalucía”, o estás condenado a ser derrotado de manera perpetua por la maquinaria del PSOE. Porque en nuestro pueblo lo que late como gran ventana de oportunidad, y desde hace décadas, no es la crisis del régimen del 78, sino que son, Infantizando nuestro presente, esos dolores creados por los intereses del PSOE, para quien, a su vez, Andalucía es el conjunto de esos intereses creados a favor de su existencia como partido-régimen de corte populista. Cuando sepas explicar eso y hacer que se comprenda mayoritariamente, puedes ganar. Nunca antes y nunca tratando de obviar lo que esos dolores son y suponen en Andalucía. Mucho menos en nombre de la aplicación de ninguna teoría política sobre la “razón populista”.

La teoría populista que algunos plantean como la gran piedra filosofal para construir un proyecto político que aspire a ganar elecciones, no sirve aquí para ganar elecciones si de lo que se trata es de convertirla en una estrategia sobre la que construir campañas y discursos políticos hegemónicos, y no en lo que verdaderamente es: un excelente método de análisis para analizar determinadas realidades político-electorales o determinados resultados electorales ya dados. Usemos el método para analizar lo que el PSOE es y representa en Andalucía, no para guiar nuestros pasos en una disputa electoral contra tal maquinaria electoral populista. Así, tal vez, podamos acabar algún día con esos dolores que el PSOE y sus intereses, como defensor principal del mantenimiento del status quo andaluz, de la dependencia y el subdesarrollo que nos es propio desde hace siglos, del sometimiento de nuestra economía a la estructura económica actual propia del estado español y su división del trabajo asociada, de nuestro mantenimiento como tierra que funciona bajo claves coloniales respecto de la economía española -y ahora también europea-, crean cada día en la vida de nuestra gente, abanderando la creación de sufrimiento, pobreza y miseria para buena parte de nuestro pueblo.

1 Comentario
  1. Vladimir Lenin dice:

    “El proletariado debe reivindicar la libertad de separación política para las colonias y naciones oprimidas por “su” nación. En caso contrario, el internacionalismo del proletariado quedará en un concepto huero y verbal; resultarán imposibles la confianza y la solidaridad de clase entre los obreros de la nación opresora y los de la nación oprimida”.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS