Publicado en: 21 enero, 2018

La madre de todas las insurrecciones en Honduras

Por Oscar Miguel Marroquin

Honduras entre la democracia y la dictadura; el pueblo ha tomado la decisión de enfrentar valientemente al dictador Juan Orlando Hernández con un paro nacional que ya se perfila hacia una insurrección.

Dignándonos cuantos fusiles y balas tienen, vamos a ver si son mas que nosotros y nosotras, en las matemáticas, definitivamente nos salen debiendo; en filosofía los militares son una especie de conjunto vacío; la ingeniería de nuestras barricadas es perfecta, por eso somos los ingenieros de nuestro futuro; también somos doctores, curamos nuestras heridas en medio del combate, es que no tenemos tiempo para hospitales.

Nos importa un comino y la mitad del otro, si ustedes se enojan; en las paredes seguiremos escribiendo que el maldito dictador debe irse ya, caso contrario lo sacaremos a patadas, trompadas, pedradas o como sea, pero de que se va se va.

A nuestro reloj se le terminaron las horas y en el calendario solo aparece del 20 al 27 de enero, parece pues, que la suerte está echada, y aun que no lo crean, decidimos ya en franca rebeldía ir a las calles a conquistar nuestra libertad.

Sabemos de sobra, el peligro que esto representa, pero entre ser libre o vivir de rodillas, hemos optado por la libertad, aun a costa de nuestras vidas; un dictador y cuatro militares criminales, no son el muro capaz de detenernos.

Ustedes y sus fusiles jamás podrán quebrantar nuestra moral, porque somos un pueblo que lleva ya quinientos años en combate; por eso no han podido ni podrán sacarnos de las calles, estas son nuestras, las calles son nuestro terreno de combate y, ahí ustedes han sido derrotados y humillados un millón de veces.

El Art. 3 de nuestra Magna Carta, no enseña abiertamente “CUAL ES LA RUTA” y nosotros sin temor alguno decimos “SACAR AL HIJO DE PUTA”.

La insurrección viene y nadie la detiene, y, por si fuera poco, esta será la madre de todas las insurrecciones, sobre todo porque somos fuerza moral indestructible, miren si no somos fuertes, que ustedes se han visto obligados a llamar a la reserva del ejército, parece pues, que lo saben muy bien, su derrota ya está señalada en el calendario.

Nuestra decisión por tumbar al dictador Juan Orlando Hernández, la hemos firmado con la sangre de nuestros compañeros asesinados, para que sea un legado de las nuevas generaciones.

Escuchen de una buena vez y por todas, nuestra decisión por alcanzar una Honduras libre y democrática, no esta en venta, así que guarden su chatarra militarista que de nada les servirá, no sea que el fuego del volcán Francisco Morazán se las termine quemando.

Abandonen la imbécil idea de derrotarnos, es mejor buscar al indio por las buenas que por las malas, porque si de insurrecciones se trata, nosotros sabemos perfectamente bien como y cuando dar el combate, por eso les decimos al dictador Hernández: esta será LA MADRE DE TODAS LAS INSURRECCIONES.

COLABORA CON KAOS