La Guardia Civil mantiene a un condenado por torturas e indultado por Aznar como máximo responsable de la UCO

Por Joan Solé

Sánchez Corbí vuelve a la escena pública con el caso de Diana Quer.

El caso del asesinato machista de Diana Quer ha dado pie a la aparición de una vieja figura de la Guardia Civil, desaparecida de los focos pero presente en la dirección policial.

El coronel Manuel Sánchez Corbí, jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, es el enésimo ejemplo de la impunidad en los cuerpos policiales del Estado. Condenado a cuatro años de prisión y seis de inhabilitación en 1997 por torturar un presunto activista de ETA, Kepa Urra, en Basauri en 1992, sigue en la dirección de la policía 26 años después de los hechos gracias al indulto del primer gobierno de José Maria Aznar en 1999.

El perdón, que fue aprobado en un Consejo de Ministros y con el visto bueno de la titular de Justicia, dejaba en nada la condena de quién fue reprobado por la Asociación de Derechos Humanos del País Vasco que denunciaron la violencia policial contra Urra.

Para más inri, no ha sido hasta el pasado mes de junio cuando el Gobierno se planteó seriamente el cese de Sánchez Corbí. Pero no fue por la condena que pesa sobre él, sino para investigar a Rodrigo Rato y a Cristina Cifuentes en la ‘Operación Guateque‘. Un caso donde los 34 acusados fueron absueltos después de anular la prueba que los incriminaba, una grabación sin orden del juez, por los delitos de soborno, falsedad documental, tráfico de influencias, prevaricación ambiental, delitos contra el Patrimonio Histórico y delito de negociación prohibida con funcionarios.

Una polémica no muy conocida, pero sí recordada por fuerzas políticas cómo EH Bildu, Oskar Matute, quién pidió al Congreso que no se olvide la condena de torturas.

 

http://www.directe.cat/noticia/702650/la-guardia-civil-mante-un-condemnat-per-tortures-i-indultat-per-aznar-com-a-maxim-responsa

 

 

-->
COLABORA CON KAOS