La familia de Julio Iglesias contrata a Desokupa para desalojar ilegalmente el centro social La Yaya

Por Ter García en El Salto Diario

La empresa de desalojos ilegales ha dado un ultimátum a la asamblea del centro social para que abandone el inmueble antes de las 12h del 12 de octubre.

Con tan solo dos semanas de vida, el centro socio cultural okupado La Yaya, en Argüelles, afronta mañana la amenaza de desalojo ilegal a cargo de la empresa Desokupa. Según explican desde la asamblea del centro social, cuatro personas de esta empresa acudieron hoy al centro social. Primero han intentado sobornarles para que abandonaran el espacio y después les han amenazado con “desalojarlo a su manera” si mañana, 12 de octubre, a las 12h del mediodía, no lo habían vaciado.

El centro social La Yaya, ubicado en la calle Juan Álvarez Mendizábal, 74 en un inmueble propiedad de la familia de Julio Iglesias, según afirman desde el centro social, se abrió hace dos semanas, según explicaron en un comunicado hecho público hoy por redes sociales, por parte de un grupo de jóvenes del barrio, muchos de ellos sin experiencia previa en colectivos políticos y otros ya participantes en movimientos sociales. “Llevaba entre 15 y 20 años abandonado”, explica a El Salto uno de los participantes de la asamblea del centro social, que señala que su último uso fue un taller que cerró en los 80.

Desde el centro social resaltan que este espacio se ha abierto con el objetivo de que esté “abierto a cualquier vecino” y que sirva para unir a los dos segmentos de población que habitan este barrio: los estudiantes y las personas mayores. “Empezamos hace dos semanas con la idea de montar un centro social que fuera para todo el barrio, de no discriminación, muy abierto, en el que se incida en los valores del ecologismo, el feminismo o el veganismo. Por eso lo llamamos centro socio cultural. También para llamar a los jóvenes a que desarrollen aquí sus actividades y escapen de la dinámica de parque y litrona y crear lazos nuevos, más sanos”. Explican que eligieron el nombre de La Yaya por el “espíritu de solidaridad y de comunidad en el barrio del que nos hablaban nuestras abuelas”.

En estas dos semanas, la asamblea se ha dedicado a la limpieza del espacio y a organizar actividades, entre las que se cuentan talleres de poesía, teatro, malabares, lectura o recitales. También explican que en estos días han tenido que sufrir las amenazas de grupos neonazis de Argüelles.

Según dice uno de los miembros de la asamblea del centro social, al poco de entrar, comenzaron a tener conversaciones con una representante de la inmobiliaria que gestiona el inmueble de la familia Iglesias. “Al principio eran conversaciones ‘de buenas’, pero después comenzó a amenazarnos con llamar a Desokupa y se cortaron las conversaciones, vimos que no iba a ser por las buenas”, explica, añadiendo que primero les ofrecieron 1.500 euros por abandonar el espacio, dinero que no aceptaron.

También refieren un intento de soborno a un miembro del centro social, al que se le dio un sobre con dinero –afirman que desconocen la cantidad porque no llegaron a abrir el sobre– para que manipulara la asamblea con el objetivo de que abandonaran el edificio. Desde la asamblea explican que hoy han llegado al centro cuatro personas de Desokupa. “Primero nos han ofrecido 3.000 euros por irnos”, explican desde la asamblea. Tras rechazar el dinero, afirman que llegó el ultimátum para que abandonaran el edificio antes de mañana a las 12h. El centro social ha convocado para mañana a las 10.30 en el espacio para evitar que Desokupa lo desaloje.

https://elsaltodiario.com/centros-sociales/la-familia-de-julio-iglesias-contrata-a-desokupa-para-desalojar-ilegalmente-el-centro-social-la-yaya

COLABORA CON KAOS