Publicado en: 17 mayo, 2018

La Batalla Electoral 2018 en México en el Ciberespacio

Por malandro

Es innegable que la internet en general y las redes sociales en particular están causando una fractura en el sistema político mexicano, es así desde la implementación del servicio en los años 90’s del siglo pasado aún con el sistema incipiente de mensajería.

Es innegable que la internet en general y las redes sociales en particular están causando una fractura en el sistema político mexicano, es así desde la implementación del servicio en los años 90’s del siglo pasado aún con el sistema incipiente de mensajería.

Hoy la convergencia digital está trastocando la realidad política del país conectado la realidad nacional de una forma más amplia pero al mismo tiempo creando escenarios cada vez más volátiles que requieren de argumentos y contra argumentos permanentes.

Los equipos de campaña deben analizar permanentemente las redes sociales y además asistir a la realidad más allá del “avatar” de las campañas y la lógica de la “posverdad” que son elementos que se utiliza impunemente en las redes sociales para promover rumores y difamaciones.

La batalla en el ciberespacio desde la elección de Obama en los EEUU y el fenómeno Bernie Sanders la idea del manejo electoral en las redes de forma fraudulenta de Trump demuestra el poder de las redes y los trabajos dirigidos a tales o cuales audiencias mediáticas en el entorno digital.

La realidad es qué hay que distinguir entre escenarios con banda ancha permanente como lo son los países desarrollados y el mundo de Los YouTube y Face Live con acceso limitado como lo es México, proponer una campaña mediática en el país solo en las redes no es suficiente de ahí que los ejércitos de Bots en los hechos deben estar respaldados por redes sociales tangibles en las que el desarrollo no es lo que se diga sino lo que se hace.

Hasta el momento la batalla de los tres principales contendientes va en función no de los likes, sino del apoyo social real con IP que no son de la misma ubicación como la credenciales de los candidatos “independientes”, sino de ciudadanos que están gastando su luz e internet para promover sus propios puntos de vista.

La presencia en las redes de Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade es permanente, alcanza niveles superiores en internet a las campañas 2006 y 2012 y son un factor para tomar el pulso de los electores, sin embargo en medio de lo deseos electorales se mueven los intereses de quienes desde el Fraude insiste en mantener la crispación social como forma campaña del miedo cuando el acceso a la información es instantánea y desde distintas fuentes.

Ya no estamos ante un medio inmaduro, la internet y las redes sociales ya son de dominio público ya no se puede sorprender con la novedad del medio y en términos estéticos se han cubierto los elementos con los que se garantizaría la fidelidad de una nueva audiencia, así que lamentó informar pero lo que han crecido en el medio es lo que crecerán invertir más es arrojar dinero a un saco sin fondo y él escándalo que esperan tendría que ser que alguno de los candidatos rompieran toda norma social y aún así no subirían ni bajaría porque la sociedad pensara que están actuando para tener “likes”, un aspecto que comprueba que nos enfrentamos a un momento de consolidación de la internet en México.

La batalla electoral en el ciberespacio espacio en México se perdió para el PRI en el 2012 cuando se ganó por Fraude, continuó con la Guerra del Narco de FECAL y asesinó a los alumnos de Ayotzinapa, mientras que para el PAN en el 2014, cuando aprobó junto con el PRI las contrarreformas Estructurales una estocada que ha continuado no por la opinión pública de la posverdad, sino por la simple exposición de los hechos.

COLABORA CON KAOS