Según los magistrados que han revisado la condena, los twitts de Hasél eran una manifestación del discurso del odio, sin embargo, consideran que hay argumentos para reducir la condena, como que la banda ETA ya no está activa. El tribunal rebaja la pena hasta el mínimo previsto en el código penal. De hecho, en la sentencia, un magistrado emitió un voto discrepante asegurando que los twits se amparaban en el derecho de libertad de expresión.

En 2014, Hasél  ya fue condenado por enaltecimiento del terrorismo y recibió una pena de dos años de prisión por la letra de sus canciones. Esta pena, sumada a la actual, no evita que tenga que ingresar en prisión.

El rapero ha denunciado en Twitter que la decisión de la Audiencia española se ha hecho pública a través de los medios. ‘Todavía no han informado mi abogado’, ha escrito. Hasél también asegura desconocer si el tribunal le ha revocado la multa. La primera sentencia especificaba que la pena aumentaba un año y medio de prisión si no hacía el pago.

En un segundo twitt, Hasél ha denunciado que la Audiencia española quiere ‘frenar el escándalo y la solidaridad’ en difundir a los medios que no entrará en prisión, escondiendo los dos años por los que fue condenado en 2014.