Israel no va a investigar su matanza de 2.310 palestinos en Gaza en 2014

Por Daniel Bellaco

No ha recibido sanciones de la ONU ni ha sido bombardeado por ninguna coalición internacional a pesar de que un tercio de las víctimas fueran niños.

Israel no va a investigar su masacre en Rafah durante el bombardeo masivo de 7 semanas a civiles en Gaza en 2014 en el que murieron al menos 2.310 palestinos, una tercera parte de ellos niños, y causó 11.000 heridos.

B’Tselem, organización pro derechos israelí, ha acusado mediante un comunicado a Israel de querer ocultar los crímenes cometidos hace 4 años por su ejército en Rafah enmarcado en la matanza generalizada de civiles que el aliado de la OTAN realizó. A pesar de las miles de muertes de civiles, la destrucción de hospitales, escuelas y de las casas de 100.000 palestinos, Israel no ha sido sancionado por la ONU ni ha sido bombardeado por ninguna coalición internacional por los crímenes contra la humanidad perpetrados.

El ejército israelí ha anunciado que tras una “investigación exhaustiva” el “caso” de Rafah no necesita una “pesquisa penal” a pesar de que mataron mediante un bombardeo masivo el 1 de agosto de 2014 a 150 personas, 75 de ellos niños.

“El régimen de Tel Aviv demuestra una vez más que no le importa cuán alto sea el número de los palestinos asesinados, ni cuán arbitrarias sean las circunstancias en que matan sus fuerzas militares, su mecanismo de encubrimiento siempre encontrará la forma de enterrar los hechos”, ha denunciado en su comunicado la ONG B’Tselem.

COLABORA CON KAOS