Honduras. Casi medio millón de menores no celebran “el día del niño”

Por El Libertador

De acuerdo con el informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Honduras 475 mil niños no pudieron festejar el “Día del Niño”, ellos tenían que acudir a sus trabajos en los semáforos, puestos de mercados, incluso a pedir limosna a las principales avenidas de las urbes del país.  De acuerdo […]

De acuerdo con el informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Honduras 475 mil niños no pudieron festejar el “Día del Niño”, ellos tenían que acudir a sus trabajos en los semáforos, puestos de mercados, incluso a pedir limosna a las principales avenidas de las urbes del país. 

De acuerdo con la red Coordinadora de Instituciones Privadas Pro las Niñas, Niños, Jóvenes, Adolescentes  y sus Derechos (Coiproden), que replica datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Honduras, al menos 475 mil niños están trabajando.

En el país, hace poco se celebró el “Día del Niño” donde se acostumbra a destejar a los “reyes del hogar”, ya sea en centros educativos o en el seno familiar. No obstante, otros no pueden gozar ese privilegio, están obligados a trabajar para tener un bocado en el estómago.

Según datos de Coiproden, en las ciudades de mayor movimiento económico como San Pedro Sula, Tegucigalpa, Choloma, Comayagua, El Progreso, Siguatepeque y Villanueva, entre otras, los infantes por lo general trabajan limpiando parabrisas en semáforos, vendiendo dulces en las calles y hasta son utilizados a la mendicidad forzada haciendo malabares para recibir limosna.

En casos extremos, trabajan para el sector transporte o construcción y dentro de lo más severo, muchos de ellos son explotados para la prostitución y pornografía infantil. Además, en el área rural, miles de menores deben laborar en agricultura y ganadería.

De acuerdo a los datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), más de un millón de niños, de entre tres y 17 años no acude regularmente a la escuela o se encuentran fuera del sistema educativo. A esto se le suma que de enero a agosto de 2018, unos 6,000 menores que buscaron el “sueño americano” fueron retornados, según la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF).

“Las principales causas de la migración siguen siendo, la violencia, la falta de oportunidades y la pobreza”, añade Coiproden, y menciona que desde diciembre de 2017, “la gente ha buscado la migración como única opción debido a la persecución política que se ha seguido dando a lo largo de 2018”.

En cuanto a la trata de personas, específicamente de menores, datos de la Comisión Interinstitucional contra la Explotación  Sexual Comercial y la Trata de Personas (CICESCT), el 21 por ciento son niñas de entre los 11 y los 17 años, el 16 por ciento son niños de entre 11 y 17 años; y un tres por ciento corresponde a hombres jóvenes de entre los 18 y los 26 años.

La Red Coiproden analiza que en esas condiciones “los niños y niñas migrantes y desplazados son los más vulnerables a la trata; ya sea cuando tratan de escapar de la violencia o en la búsqueda de mejores oportunidades”.

De acuerdo a ese análisis, esto aumenta las posibilidades de que sean presas fáciles de la explotación laboral, los abusos y la explotación sexual comercial por parte de mafias y traficantes.

Además se hace mención de que a partir de los reportes del Observatorio Nacional de la Violencia, el 53.6 por ciento de las muertes por homicidio, son niños y jóvenes de un rango entre cero y treinta años de edad, recogiendo cifras de enero a junio de este año.

En Honduras al menos 1.3 millones de hogares viven en la pobreza según informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) durante 2017, obligando a muchos menores a renunciar a su infancia

ellibertador.hn/index.php/noticias/nacionales/2967-honduras-casi-500-mil-menores-no-celebraron-dia-del-nino

COLABORA CON KAOS