Henry David Thoreau, el Diógenes del siglo industrial

Por Iñaki Urdanibia

El pasado día 12 se cumplieron doscientos años del nacimiento de este ser rebelde y desobediente.

Por Iñaki Urdanibia

                                            I would prefer not to

                                                         ( Bartebly de Melville)

Pronunciar, o leer, el nombre del personaje norteamericano va unido indisolublemente don la llamada a la desobediencia, al amor a la naturaleza y la invitación a la vida solitaria como vía de cara a lograr la felicidad y la libertad. Dos son los hechos de su vida que todo el mundo conoce, al menos de manera superficial: su vida en la cabaña de la laguna de Walden y en los bosques del lugar y su detención por negarse a pagar impuestos; ambas experiencias, todo hay que decirlo, fueron de poca duración pero de honda repercusión: la primera duró veintiséis meses, en los que cada dos días recibía visitas de amigos y parientes de Concord, la segunda, una noche en la celda. Ambos acontecimientos, no obstante, fueron esenciales en lo que hace a su modo de pensar , Walden o el elogio de la vida salvaje y solitaria, la prisión o la desobediencia civil. Estos hechos cristalizaron en su comportamiento libertario, expresado en sus obras fundamentales: « Sobre el deber de la desobediencia civil » ( 1848) y« Walden » ( 1854) . En la historia de diferentes luchas y pensadores el pensador nacido en Concord el 12 de julio de 1817 y bautizado tres meses después con el nombre de David Henry Thoreau, orden de los nombres que cambiaría más adelante, en 1837, para pasar a ser conocido como Henry David Thoreau, ejerció –como digo- una clara influencia en Tolstói, Gandhi, Martin Luther King, Danilo Dolci, Nelson Mandela, etc.. Más adelante afirmaría que había nacido en el lugar más favorecido de la tierra y en el momento oportuno.

Su padre, de orígenes franceses, no era muy astuto en los negocios lo que hizo que el niño naciese en una familia pobre; la madre, de antecedentes escoceses e ingleses, era muy activa y se movía en el ambiente social con soltura y carácter dinamizador. La pobreza que he nombrado era una situación relativamente acomodada y nada tenía que ver, ciertamente, con el nivel cultural que en su casa se respiraba que era bastante alto. Al final su padre montó una empresa de lápices que iba bien, lo que fue completado con el fin de redondear tales ingresos usando el domicilio familiar como pensión, lo que hizo que la casa siempre estuviese hasta los topes de gente, entre clientes y familiares. Esto se ha utilizado más de una vez como una de las posibles causas de su amor a la soledad, ya que impulsaron al joven Henry a aislarse a la soledad de su habitación y a frecuentar los paseos solitarios por el lago, los bosques, fusionándose con la naturaleza, sus plantas y con sus seres vivos.

Tras algunos cambios de domicilio, la familia se instala en Boston , momento en el que el pequeño Henry David comienza a ir a clase a la edad de cinco años. De visita a casa de su abuela en Concord descubre a la edad de cinco años el lago de Walden que dejaría temprana huella en su infantil mente. Con once años , junto a su hermano mayor John, entran en la Academia privada de Concord, nuevo establecimiento en el que se preparaba para entrar a la universidad; allí aprenden latín, griego y francés, matemáticas, historia, geología…y flauta instrumento que no abandonaría de por vida. Viendo sus brillantes resultados escolares sus padres se esforzaron para que entrase en la prestigiosa universidad de Harvard. Allí quedó prendado de la magnífica biblioteca con la que contaba el centro ; tuvo como profesor al filósofo trascendentalista Emerson y también entró en contacto con Browson, clérigo volcado en las reformas sociales. Ambos dejaron en él una honda huella en lo referente a la literatura y a la reforma social. Los estudios allá, teniendo en cuenta sus magníficas notas, le llevaron a conseguir distintas becas, siendo elegido como conclusión de sus estudios, en 1937 se diplomó, para disertar sobre el « espíritu comercial en los tiempos modernos», en esta conferencia pueden verse ya sus tonos rebeldes con respecto a la sociedad que le caracterizarían de por vida: odio al espíritu comercial, crítica del poderoso caballero don dinero, elogio de un modo de vida resistente a esa religión moderna del desarrollismo. Fue en tal momento en el que comenzó a escribir su Diario labor que no abandonaría hasta su muerte, llegando a sumar la empresa siete mil páginas .

Emerson había vuelto de su viaje por Europa en 1834, instalándose en Concord, a través de él, el joven Henry descubrió el trascendentalismo, filosofía con claros tintes románticos . Una cuñada de Emerson fue quien le presentó al filósofo . Contratado como profesor en la escuela pública de Concord, dimitió al cabo de una semana al oponerse de manera tajante a los habituales castigos corporales. Los amplios desacuerdos con los métodos pedagógicos (?) en vigor, le empujaron a abrir junto a su hermano una escuela en su casa en 1938 , lugar en el que se persiguía el compañerismo entre profesores y alumnos , en el que se promovía el interés y el gusto por los estudios y el saber en general y en el que se valoraba sobremanera el contacto con la naturaleza para lo cual los paseos y la observación eran una de las ocupaciones fundamentales; una educación libertaria en toda regla. Así se explicaba en una carta a un amigo: « podría hacer una educación algo agradable tanto para el profesor como para el escolar. La disciplina que creamos para la vida en el aula no debería ser diferente en la calle. Deberíamos esforzarnos en ser compañeros del alumno y aprender, no sólo con, sino también de nuestros alumnos, si es que queremos serles útiles ». Entre 1840 y 1842 colabora en la revista trascendentalista The Dial., en cuyos artículos da cuenta de algunas ideas orientales extraídas de sus lecturas védicas, lecturas que más tarde ,agotada ya la biblioteca de Emerson, ampliaría con la surtida biblioteca de Harvard de donde conseguiría el Bhagavad-Gîtá del cual realizó una lectura exhaustiva. Muere su hermano debido al tétanos.

En 1845 decide irse a vivir solo a los bosques. Con la ayuda de Emerson y algunos otros amigos, construye una cabaña de madera de pino al borde del lago de Walden en donde se instala el 4 de julio. Fue cuando vivía allí cuando pasó una noche en prisión por negarse a pagar una tasa a un Estado que admitía la esclavitud y hacía la guerra a México; en Diario lo dejaba claro: « bajo un gobierno que encarcela injustamente , el verdadero lugar de un justo está igualmente en prisión» . Mantuvo su cerrazón en la firme negativa a pagar, a pesar de que alguno de los carceleros se ofreció a hacerlo, ante lo cual el detenido se opuso con vehemencia; al final un desconocido pagó, contra su voluntad, la tasa ; se dice que fue una tía suya disfrazada, para no ser reconocida por el detenido. Significativa resulta esta conversación narrada por algún testigo y repetida casi al pie de la letra por el interesado en su Diario : « – Henry, si no pagas, tendré que encerrarte enseguida –dijo Sam.

  • – Tan buen momento es éste como cualquier otro – respondió Henry David Thoreau.

  • – Bien, pues vamos entonces, – y condujo a su amigo hasta la prisión del condado, de la cual Sam Staples era también carcelero. Era un 24 de julio por la tarde. El año, 1846. Estamos en Concord, una pequeña villa de Nueva Inglaterra donde las noticias vuelan. Cuando, minutos más tarde, Ralph Waldo Emerson se enteró del arresto, corrió los ochocientos metros que había desde su casa hasta la prisión y, tras obtener permiso para la visita, le preguntó al prisionero:

  • – Henry ¿ por qué estás aquí? – A lo que Thoreau respondió con rapidez:

  • – Waldo, ¿ por qué nos estás aquí? ».

De ambas experiencias surgieron – como queda dicho – sus dos obras más célebres en las que expone sus ideas claves ( « el acontecimiento más destacado de mi vida, no es nada de lo que hecho o espero hacer, sino una visión que he tenido, el pasaje de un pensamiento, un sueño» ). La fusión con la naturaleza, elogiando la vida salvaje y respetando e imitando, en cierto sentido, la vida de los indios (« Ha vivido entre nosotros como un indio » decía su amigo y escritor Nathaliel Hawthorne ) ;. « un trabajo manual, duro, asiduo, absorbente , desempañado sobre todo al aire, es incomparable para el hombre de letras y le aprovecha inmediatamente»; y la desobediencia al Estado y sus decisiones injustas, « uno de los efectos ordinarios y naturales del excesivo respeto por la ley es que se puede ver una tropa de militares, coroneles, capitanes , caporales, simples soldados, primates en armas y toda la vaina, desfilando en perfecto orden por montes y por valles para ir a la guerra, contra su voluntad y su conciencia, desbordando el buen sentido. Lo que hace la marcha un poco forzada, ciertamente, y provoca uno serio pálpito cardíaco ».

En 1947, abandonó la cabaña y dos años más tarde coincidiendo con la fecha de publicación de La desobediencia civil, falleció a causa de la tuberculosis su hermana Helen. Su ayuda a los esclavos, facilitando su huida a Canadá, era entregada hasta los topes, « la esclavitud y el servilismo no han dado lugar cada año a flores de suave fragancia para hechizar los sentidos de los hombres, porque no tienen una vida real; son tan sólo decadencia y muerte, ofensivos para todos los olfatos sanos. No nos quejamos de que existan sino de que no los entierren; incluso ellos son buenos como abono ».

En 1854, entre a su editor la séptima versión de Walden, obra que en su publicación consigue un gran éxito: allá explica sus costumbres con respecto a la vestimenta, al modo de construcción de la cabaña, la alimentación, los aspectos relacionados con la filantropía…y los sonidos de los pájaros, las vacas y los osos .

En 1859 el capitán John Brow, se alza, con las armas en la mano, con un grupo de amigos con el fin de abolir la esclavitud. El personaje imparte una conferencia en Concord en 1957, en la sala están Emerson y Thoreau. Sería más tarde cuando el capitán nombrado se adueñaría de un arsenal, lo que le supuso ser detenido y encarcelado, peligrando su vida. Thoreau pronunció en diferentes lugares ( Concord, Boston y Worcester) un encendido elogio, Defensa de John Brown, en el que defiende las ideas de defensa de la verdad y la justicia. Al final, Brown es ahorcado, Thoreau lee su elogio en la plaza pública, escribiendo posteriormente , al año, Los últimos días de John Brown. « No intercedo por su vida sino por su naturaleza, por su vida inmortal, y eso sí es enteramente asunto vuestro y no de ellos. Hace mil ochocientos años Cristo fue crucificado; esta mañana posiblemente , el Capitán Brown haya sido colgado…»

Al año siguiente del inicio de la guerra de Secesión, Henry David Thoreau fallece en Concord. Una vida intempestiva opuesta a las hipócritas convenciones sociales, a los tonos gran señor académicos, amante de la naturaleza y del conocimiento y cuidado de sí , lo dejaba ver en su Walden en donde entre otros citaba, y se dejaba contagiar del espíritu de ellos, a Sócrates y a Diógenes como representantes del conocerse a sí mismo y el amor a la vida sencilla, a la naturaleza, cumpliendo la máxima de il poverello de Asís – yo necesito poco y de ese poco necesito muy poco-…solitario al tiempo que solidario con los combates de su época , comprometido y crítico impenitente de los conservadores y los tibios reformistas…su trascendentalismo individualista no le impedían ocuparse de los asuntos cívicos, con el fin de mejorar la sociedad y el gobierno de los humanos, suponiendo su sencillez una pose absolutamente distante de cualquier forma de elitismo, lo que hace que se le pudiera aplicar la misma opinión que él mantenía con respecto a Walt Whitman: «.Desde que le he encontrado, me parece que no hallo trazo alguno de jactancia o de egoísmo en su obra. Puede que sea el menos jactancioso de todos, centrándose de hecho en ser él mismo. Es un gran hombre »

¡ Henry David Thoreau, un ser indomable!

N.B.: me he permitido encabezar este artículo con un título tomado en préstamo a Michel Onfray publicado en Le Nouvel Observateur ( mayo de 2012), con ocasión de la publicación de los Diarios de Thoreau. Ya le había dedicado el normando unas elogiosas páginas – Henry David Thoreau et “le bonheur parfait” – en la sexta entrega de su Contre-histoire de la philosophie : « Les radicalités existentielles ». Grasset, 2009; pp. 43- 173. Por cierto, la reciente publicación de una nueva versión de Walden por Errata Naturae, va precedida de un sabroso prólogo del filósofo hedonista y libertario.

Algunos libros utilizados:

H.D.Thoreau, Walden , mi vida entre bosques y lagunas ( Espasa-Calpe, 1949)

H.D.Thoreau, Sobre el deber de la desobediencia civil ( Iralka, 1995)

H.D.Thoreau, Caminar ( Árdora Ediciones, 1998)

H.D.Thoreau, L´esprit comercial des temps modernes ( Le Grand Soufflé, 2007)

H.D. Thoreau, Desobediencia civil y otros escritos ( Tecnos, 2008)

H.D.Thoreau, Résister ( Mille et une nuits, 2011)

H.D.Thoreau El Diario (1837-1861). Volumen I ( Capitán Swing, 2016)

Robert Richardson, Thoreau. Biografía de un pensador salvaje ( Errata Naturae, 2017)

A la sombra de Thoreau…para continuar

Bernard Edelman, Â quoi obéir ? ( Payot, 1981)

Rony Brauman et Eyal Sivan. Éloge de la désobéissance. À propos d´ “un spécialiste” Adolf Eichmann ( Le pommier, 1999)

Florence Aubernas et Miguel Benasayag. Résister, c´est creer ( La Découverte, 2002)

Antonio Casado. La desobediencia civil a partir de Thoreau ( Gakoa, 2002)

Bidea Helburu Taldea / Sabino Ormazabal, Indarkeriarik gabeko 500 ekintza. Historia kontatzeko beste modu bat>> / << 500 ejemplos de no violencia. Otra forma de contar la historia ( Manu Robles-Arangiz Institutua, 2009)

Chloé di Cintio. Petit traité de désobéissance civile ( Respublica, 2010)

Howard Zinn, Désobéissance civile et démocratie ( Agoné, 2010)

Élisabeth Weisman, La désobéissance éthique ( Stock, 2010)

Langier et Ogien, Pourquoi désobéir en démocratie? ( La Découverte, 210)

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS