El farero fusilado por salvar miles de vidas frente al almirante “protegido” de Rajoy

Por Juan Luis Valenzuela

El héroe gallego que apagó el faro de Torre del Mar para que los fascistas no acribillaran a la población civil.

La pasada semana entrevistamos a Carmen, una protagonista de la masacre de la carretera de Málaga a Almería. Tras 80 años de secretismo y el más absoluto mutismo, Carmen Pacheco que con doce años hizo ese recorrido de la muerte, recordaba como sucedió. 250.000 personas huyeron de las atrocidades que un general borracho y sádico como Queipo de Llano funesta y tétricamente auguraba para la población de “Málaga la Roja” en sus arengas radiofónicas empapadas en alcohol trufado con odio sanguinario. Entre 5.000 y 8.000 personas murieron en ese tramo siniestro acribillados por mar, tierra y aire.

 

“Refugiados” en su propia tierra

Pero en ese periplo hubo una parte de la carretera que se salvó de ese genocidio sin nombres ni precedentes al menos durante los días 6 y 7 de febrero. Fue el tramo que se halla en Torredelmar, el núcleo del litoral de Vélez-Málaga. Todo se debió a la valentía, el arrojo y el heroísmo -hasta ahora hechos también no muy conocidos como toda la Desbandá-. de un modesto héroe casi anónimo, el farero de Torredelmar. Un joven gallego hijo de farero salvó la vida de miles de aquellos “refugiados” en su propia tierra. Unos refugiados que en esas dos noches evitaron ser asesinados por la metralla y los cañonazos franquistas e italianos gracias a que el farero, Anselmo Antonio Vilar, apagó varios días las luces del faro que operaba para evitar que las tropas sediciosas viesen el blanco y apuntasen a sus cuerpos con las armas asesinas. Ocultos en la oscuridad, miles de personas pudieron salvar esa primera diana.

 

 

“Premiado” con su fusilamiento

¿Y que recibió Anselmo por este hecho de un valiente con mayúsculas? Pues la vil moneda de cambio de los matones rebeldes llamados eufemisticamente “nacionales”, el fusilamiento. Vilar mantuvo apagado el faro durante dos días, dificultando con ello que los aviones y los barcos pudiesen ubicarse y localizar a la población que huía. El profesor Jesús Hurtado, veleño como el faro y el gran investigador de este hecho con varias publicaciones a su cargo, ha rescatado del olvido esta historia. “Vilar salvó a muchas personas de las ametralladoras y las bombas, pero su decisión le costó la vida, ya que pocos días después de la entrada de las tropas nacionales fue fusilado“, explica. La heroicidad de apagar el faro para dificultar que los aviones y los barcos pudiesen ubicarse y localizar a la población que huía, es algo que IU de Vélez quiere destacar y conmemorar a través de una iniciativa impulsada por este grupo municipal para homenajear y distinguir al farero y que su acción no caiga en el silencio ni en la desmemoria.

Pero hay un detalle que pone más de actualidad estos sucesos. Recientemente el Ayuntamiento de de Pontevedra en aplicación de la Ley de Memoria Histórica le retiró el nombre de una calle en Pontevedra al almirante Salvador Moreno. Lugar, por cierto, donde vivió Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno dijo desconocer por que se le retiró el rótulo. No sabía quien era este militar franquista y paisano como no sabía el año que tenía que felicitar hace días. En el fonfo latía el desprecio del PP por la Memoria Histórica y la disconformidad con la eliminación del nombre de la calle. Parece anacrónico que a estas alturas del siglo XXI la derecha y los gobiernos del PP “protejan” a determinados personajes reñidos con los valores democráticos y símbolos del negro pasado como el de este almirante.

 

 

Un golpista de tomo y lomo

Pues bien, el almirante Moreno destacó por rebelarse y alzarse en armas contra el gobierno legítimo de la República. Pero es que además fue quien ordenó cañonear desde el buque de guerra “Almirante Cervera” la ciudad de Gijón durante la Guerra Civil. Pero y es el caso que nos ocupa ahora, participó de manera muy activa y con mando en el bombardeo a  la población civil de la Desbandá. Sus disparos fue lo que evitó el farero Anselmo Vilar. Dos gallegos. Uno, un héroe que pagó con su vida salvar vidas. Otro, un almirante que fue recompensando por segarlas como doblemente ministro de Franco por sus “méritos de guerra”

 

Ahora, ochenta años después, se quiere hacer justicia. IU quiere un homenaje al farero valiente en Vélez y pretende que llegue más lejos vaya más allá, hasta el Concello de Lugo quien ya ha adelantado que se suma para reconocer al farero y que “este gesto supremo de humanidad quede en los anales de la historia”.

 

M. Rajoy, el desmemoriado

¿De verdad señor M.Rajoy que no conocía usted quien era su paisano el general y doble ministro con Franco, Salvador Moreno? Le concedemos el beneficio de la duda pero recomendamos que tome, ahora en 2018, rabillos de pasas de la tierra que masacró su olvidado gallego. O mejor, como diría Sabina, tome “pastillas para no soñar si lo que quiere es vivir cien años”. Ello le abrirá las puertas de la sensibilidad hacia ilustres héroes olvidados como el farero de su tierra que salvó miles de vidas aquí en el Sur y que pagó con la suya. Esos, esos como Anselmo Vila, sí merecen tener calles a su nombre. Los que salvaron vidas sí, los que las quitaron, no.

Que 2018 sea un año de impulso a la Memoria Histórica, ese es uno de mis deseos.

 

Enlace con el artículo

 

 

-->
COLABORA CON KAOS