Extremadura: “Apoyamos cualquier iniciativa que promueva la eliminación de la simbología franquista del espacio público”

Por COORDINADORA MEMORIALISTA DE EXTREMADURA

Una dictadura que, volvemos a repetir, privó a los ciudadanos de los más elementales derechos humanos, civiles y políticos que configuran cualquier sistema democrático. Y ese, precisamente, es el quid de la cuestión: nuestra democracia no debe conservar en su espacio público, dada la proyección y trascendencia simbólica que le proporciona, cualquier rastro de la dictadura franquista…

La Coordinadora Memorialista de Extremadura (COMEX), constituida en 2017 e integrada por las siguientes asociaciones y colectivos: Asociación de Familiares de Víctimas del Franquismo de Navas del Madroño; Asociación de Víctimas del Franquismo de Valverde de Llerena; Asociación Matilde Landa; Asociación Memorial Campo de Concentración de Castuera; Asociación Memorial en el Cementerio de Cáceres; Colectivo Memoria del Futuro de Alburquerque; Delegación en Extremadura de la Amical de Mauthausen y otros campos y de todas las víctimas del nazismo en España; Asociación de Familiares del Memorial de Villanueva de la Serena emite la siguiente nota de prensa.

Desde la COMEX asistimos con creciente perplejidad al debate público que viene generando la iniciativa de la Diputación Provincial de Badajoz consistente en no conceder  subvenciones públicas a Ayuntamientos de la provincia que no retiren símbolos del franquismo del espacio público sobre el que ejercen sus competencias municipales, máxime cuando la Administración Provincial trata de impulsar el cumplimiento de una Ley (52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura), aprobada y en vigor desde hace diez años.

Desde la COMEX consideramos que sería un debate absolutamente impensable en cualquiera de los países de nuestro entorno: debatir sobre la retirada del espacio público de símbolos  y referencias de una dictadura responsable de miles y miles de asesinatos, cuando  esta retirada obedece al cumplimiento de una Ley. La clave de bóveda de cualquier democracia, no solo la nuestra, es el cumplimiento del principio de legalidad, que en nuestro ordenamiento jurídico se halla consagrado en el artículo 9.3 de la Constitución de 1978, por tanto, incumplir la Ley 52/2007, no solo implica burlar la memoria de las víctimas del franquismo, sino  a la propia democracia.

La COMEX  no entra, obviamente, a valorar la trayectoria personal o profesional del personal político de la dictadura, pero si se promueve la retirada de nombres del callejero es precisamente por eso, porque formaron parte del personal político de una dictadura. Una dictadura que, volvemos a repetir, privó a los ciudadanos de los más elementales derechos humanos, civiles y políticos que configuran cualquier sistema democrático. Y ese, precisamente, es el quid de la cuestión: nuestra democracia no debe conservar en su espacio público, dada la proyección y trascendencia simbólica que le proporciona, cualquier rastro de la dictadura franquista, y es por ello que:

1º. Apoyamos cualquier iniciativa que promueva la eliminación de la simbología franquista del espacio público de la provincia de Badajoz.

2º. Aplaudimos iniciativas de parecido tenor que, al parecer, se pondrán en marcha en la provincia de Cáceres.

3º. Demandamos que otras administraciones se sumen a una iniciativa justa y necesaria, tanto desde el punto de vista de la memoria de las víctimas del franquismo, como desde la necesidad de fortalecer nuestro sistema político.

En Extremadura, enero de 2018.

COORDINADORA MEMORIALISTA DE EXTREMADURA (COMEX).

-->
COLABORA CON KAOS