Europa bajo un calentamiento global extremo

Por Ansa Latina

Verano caliente, marcas térmicas históricas. Riesgos para salud Mientras Donald Trump desconoce medidas para frenar el calentamiento global, Europa está en jaque actualmente por una ola de calor sin precedentes que, de acuerdo con los meteorólogos, podría gestar temperaturas récord en el continente. Los 48 grados Celsius registrados en Atenas en julio de 1977, una […]

Verano caliente, marcas térmicas históricas. Riesgos para salud

Mientras Donald Trump desconoce medidas para frenar el calentamiento global, Europa está en jaque actualmente por una ola de calor sin precedentes que, de acuerdo con los meteorólogos, podría gestar temperaturas récord en el continente.

Los 48 grados Celsius registrados en Atenas en julio de 1977, una marca histórica, podría ser superada en este ardiente verano boreal, aseguran los expertos. De Lisboa a Berlín hasta el Círculo Polar Ártico, en casi todas las ciudades europeas se emitieron alarmas por el calor al menos hasta el domingo.

El servicio meteorológico español, informó la prensa de ese país, advirtió que “la ola de calor en los próximos días será particularmente intensa, especialmente en el suroeste de España”, mientras que el Servicio Europeo Meteolarm ha emitido una alerta roja de nivel (“calor muy peligroso, amenazante para la vida”) que afecta a toda la zona sur de Portugal. El récord nacional en este país es de 47.7 grados registrados en 2003, en España los 47.3 grados en julio del año pasado. “El viernes y el sábado próximos serán los días más calurosos, con un 40% de posibilidades de superar la temperatura récord registrada en Atenas en 1977”, advirtió Meteogroup. Los portugueses y españoles ni siquiera se pueden aliviar por las noches, el mínimo a las 10 u 11 PM no baja de 25-30 grados.

Como la Península Ibérica, también sufre el norte de Europa.

En Alemania, el calor prolongado ha causado tal aumento en la venta de cerveza que muchas fábricas se han quedado sin botellas. En Berlín, se distribuirán botellas y protectores solares a las personas sin hogar durante el fin de semana. “Todos estamos tratando de protegernos de las consecuencias de la ola de calor que no muestra signos de disminución y sequía”, dijo Daniel Tietze, un funcionario de la comuna berlinesa. “Y para las personas que viven en la calle es incluso peor”, continuó. En el estado de Sajonia-Anhalt, la sequía del Elba sacó a la luz granadas de la Segunda Guerra Mundial y municiones que estaban en el lecho del río.

En Suecia, el glaciar de Kebnekaise se está derritiendo a la velocidad de varios centímetros por día. Según los expertos que lo están monitoreando, existe el riesgo de que pronto pierda el título del más grande del país, todo por un calor extremo inusual. En Suiza, debido a la sequía, incluso se movilizaron helicópteros del ejército para rociar a las vacas en los pastoreos de montaña, donde se arrojaron entre 20 y 40 mil litros de agua también para que los animales beban. (ANSA).

ansalatina.com/americalatina/noticia/sociedad/2018/08/02/europa-bajo-un-calentamiento-global-extremo_6d6f039f-10ff-4408-8c7b-6ea0606330f4.html

COLABORA CON KAOS