Publicado en: 12 Enero, 2017

El Supremo niega a la CGT el derecho al patrimonio que Franco expolió a la CNT

Por Eduarso Bayona / Publico.es

El tribunal avala el argumento según el que “no es heredera de la CNT” de los años 30, con el que el Gobierno de Zapatero le negó la posibilidad de recuperar parte del enorme botín que la dictadura hizo con las propiedades de la central anarcosindicalista

CNT y CGT mantuvieron en los años 80 un pleito por la titularidad de las históricas siglas que sigue ahora con el derecho a reclamar el patrimonio expoliado por el franquismo.

ZARAGOZA .- La CGT “no es heredera de la CNT” de los años 30. El Tribunal Supremo ha cortocircuitado la posibilidad de que la Confederación General del Trabajo pueda recuperar una parte del patrimonio que el franquismo expolió tras la guerra civil a la Confederación Nacional del Trabajo al avalar la resolución en la que, con ese argumento, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya le negó el acceso en 2007.

La Sala Tercera del Supremo ha rechazado el recurso en el que 151 entidades y federaciones agrupadas en CGT le solicitaban que revocara el acuerdo por el que el Consejo de Ministros rechazó el 20 de abril de 2007 sus alegaciones contra la resolución por la que el Gobierno había resuelto, el 24 de noviembre de 2006, las solicitudes de reintegración y de compensación por el patrimonio sindical incautado por la dictadura. La sentencia cierra uno de los flecos de la peculiar relación que, entre rumores de reunificación nunca confirmados, mantienen las organizaciones anarcosindicalistas tras la escisión de 1979.

Entonces, los sectores de la militancia cenetista favorables a participar en las elecciones sindicales y en los órganos de representación laboral se escindieron en lo que más tarde sería la CGT, mientras la CNT histórica, partidaria de otras formas de acción sindical, mantiene su rechazo a esas vías. Esa escisión dio lugar a un pleito por la denominación oficial que el Supremo cerró en 1989, y el Constitucional zanjó tres años después, al otorgar la titularidad de las históricas siglas anarcosindicalistas a la central que entonces lideraba Vicente Villanueva.

Las siglas y los derechos

Sin embargo, una cosa era la asignación de las siglas y otra las aspiraciones para recuperar el enorme patrimonio que el franquismo intervino tras la guerra civil a la central anarcosindicalista, que en 1936 era, con más de un millón y medio de afiliados, el principal sindicato del país junto con UGT.

Tres décadas después de que el Estado regulara por ley la devolución de ese expolio, cuyo incumplimiento han constatado tribunales como la Audiencia de Zaragoza, CNT, que valora en unos 90 millones de euros los edificios incautados, sólo ha podido recuperar 16 inmuebles cuyo valor apenas suma 1,5 millones, muy inferior al asignado a organizaciones inexistentes en 1939 como el sindicato CCOO y algunas patronales.

Las federaciones de CGT sostenían en su demanda “que a fecha 13 de septiembre de 1936 y hasta 1989 estaban -o son ahora sucesoras de ellas- confederadas en la Confederación Nacional de Trabajo (CNT)”. Sin embargo, el Supremo recoge los argumentos de la Abogacía del Estado, la UGT y la propia Confederación Nacional del Trabajo y avala la “interpretación jurídica” en la que el Gobierno central sostiene que “la CGT, como organización, no es titular de ningún derecho sobre el patrimonio sindical histórico que en su día hubiera pertenecido a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), ya que no es heredera de la CNT”.

No obstante, algún indicio apunta a que la batalla jurídica puede continuar, ya que la CGT sostiene que el Gobierno le causó “una grave indefensión de relevancia constitucional” al obligarle a identificar los bienes que reclamaba en lugar de pronunciarse sobre su derecho a recuperarlos y, después, abrir un expediente para determinar cuáles le correspondían.

Más dificultades para los cenetistas

Por otro lado, el Supremo ratifica en la sentencia una doctrina que dificulta la recuperación del patrimonio expoliado por parte de la propia CNT: “Son las organizaciones sindicales, y no los entes de carácter sindical afiliados o asociados a ellas, las titulares de los derechos de reintegro y de compensación”.

Es decir, que solo las centrales -aunque se trate de organizaciones federales- y sus sucesoras tienen personalidad jurídica para reclamar el patrimonio expoliado por el franquismo, tesis que impidió hace unos meses que la Federación Local Obrera de Sindicatos de A Coruña de CNT pudiera recuperar un céntrico edificio y la imprenta sindical de esa ciudad gallega.

Se da la particularidad de que la Federación Local Obrera de A Coruña, antecesora de la actual y propietaria de esas fincas desde 1932, es anterior a la CNT: fue creada en 1871, celebró su primer congreso en 1882 y se unió a la federación anarcosindicalista cuando esta fue fundada en 1910. Sin embargo, “no entendemos que la federación recurrente haya acreditado la independencia de la CNT”, concluyeron los magistrados, que destacan cómo varios informes de organismos franquistas se refieren a la entidad como “afecta a la CNT”.

4 Comentarios
  1. Jose dice:

    UNA TRAMPA BIEN URDIDA.-
    Desde la TRANSACCIÓN BORBOCRATICA hast a la actual etapa el sistema del 78 ha tenido panico al posibilidad de que la histórica CNT recuperase su poderío y organización, por lo que desde entonces urdió un entramado de planes para desacreditar y desmontar cualquier posibilidad de que cuajase esa organización. Desde el montaje de La SCALA, hasta la provocación, confrontación y otras que iremos descubriendo con el tiempo. Ninguna de las organizaciones libertarias de hoy pueden ser consideradas ni de lejos herederas de la CNT de los años 30, Hoy existen una CNT que ha dejado de ser miembro de la AIT, otra CNT- Catalunya (des federados), otra llamada SOLIDARIDAD OBRERA y CGT (expulsados y obligados a cambiar el nombre, también por sentencia). Es curioso que una “justicia” heredera directa del franquismo sean tan escrupulosa con este tema. Esto demuestra hasta que punto tienen miedo de una sola CNT. Deberíamos preocuparnos por esta deriva que solo beneficia al SISTEMA, a sus acólitos y asociados.¿ No os parece que deberíamos poner el hilo en la aguja y dedicarnos a reconstruir esa, cada día mas necesaria organización autónoma para ser una herramienta eficaz y y transformadora?

    • manuel s dice:

      Legitimamente la CNT es la heredera de la CNT. Ya sea de los años 30, los 20 o de los 70.
      Igualmente la CNT es la continuadora de Soilidaridad Obrera como esta es la continuadora de la Regional Española de la AIT. Ahora que, en los años 30 la CNT llegó a su cenit tras unos 200 años de practica sindicalista y anarcosindicalista. ¿Todos los años anteriores la CNT no era CNT porque fuesen menores en numero? ¿Y posteriormente? Yo creo que sienpre ha sido CNT, no es su numero quien lo determina.

  2. manuel s dice:

    Jamas va ha ser recuperado todo el patrimonio de la CNT.
    Tran muchos años judicialmente ha conseguido las siglas, que hasta eso se les negaba pese a que es imposible hablar dela historia de España del siglo XIX o XX sin hablar de los anarquistas o de la CNT, y menos obviarla si se habla de la Republica o la Guerra Civil.
    Se quiso en los años 90 cerrar el caso del patrimonio historico de la CNT con 240 millones de pesetas, una cantidad ridicula y vergonzosa, para una organización que era la que mas fortaleza tenia y junto a la UGT las mas numerosas. ¿que fue aquello un intento de deslegitimizar los leyes de la II Republica tras el golpe de estado de los fascistas?
    ¿O fue una vuelta de tuerca para que nunca se devolviesen todo lo que robaron los falangistas, la iglesia, las derechas golpistas en fin durante y tras de la Guerra?
    ¿Una legitimación de la dictadura?

    • La legitimidad pienso que se consigue con el reconocimiento por parte de la clase obrera de su función y capacidad para aunar esfuerzos en aras a la consecución de su liberación y su emancipación sin intermediarios ni el concurso ajeno. Dicho esto y sin querer entrar en esa discusión que es un bucle construido por los empeñados en impedir estos objetivos. es evidente que el intento está dando sus frutos mientras el movimiento libertario se diluye en estas guerras fratricidas por la legitimidad y “El Santo Grial”. Estoy convencido, a pesar de los incalculables esfuerzos de de “Troyanos y Tiros” que al final estaremos obligados a entendernos o a desparecer.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Hazte suscriptor