El problema no es que no haya mujeres en el IBEX

Por Insurgente

El reformismo y sus portavoces mediáticos, políticos, sociales y sindicales insisten en estas horas en recordar que no hay huelga feminista el 8 de marzo, sino paro de dos horas.

El reformismo y sus portavoces mediáticos, políticos, sociales y sindicales insisten en estas horas en recordar que no hay huelga feminista el 8 de marzo, sino paro de dos horas. Es lo que han encontrado a mano para frenar sin que se les note mucho la huelga feminista, y ahí han entrado -faltaría más- CC.OO, UGT, PSOE, el Grupo Prisa y sus satélites. En el caso de los dos sindicatos afines a la socialdemocracia, son rehenes de los Presupuestos Generales del Estado que les mantiene a cientos de dirigentes y que, por tanto, no pueden tocar la mano que les da de comer. Sus declaraciones recordando que no es huelga sino paro parcial resultan patéticas. También lo son los medios y tertulianos que recuerdan con pesar que las mujeres no existen en las direcciones de las empresas del Ibex, esto es, en los que mandan en el país.

El problema no es que no haya mujeres sino que exista el propio Ibex, si no acabaremos pensando que fue todo un logro del feminismo inglés que Margaret Thacher llegara a ser primera ministra británica. Despojar del concepto de clase a la más que justa reivindicación feminista es la labor ideológica que el reformismo despliega estos días con virulencia. La huelga es un buen aldabonazo que junto a la lucha de jubiladas y pensionistas mantiene el pulso en las calles, en un intento de parar la marea naranja que se nos viene, de poner a raya al neofascismo que nos gobierna y al reformismo que quiere dirigir para descafeinar cualquier lucha que cuestione el sistema capitalista.

 

El problema no es que no haya mujeres en el IBEX

 

 

-->
COLABORA CON KAOS