El Papa compara el aborto con “pagar a un sicario para resolver un problema”

Por Kaos. Internacional

La iglesia tan comprometida con tantos genocidios y regímenes criminales (desde el genocidio de la colonización hasta las dictaduras fascistas) y con el mantenimiento del régimen de barbarie capitalista, resulta que está preocupada por la vida…

La iglesia tan comprometida con tantos genocidios y regímenes criminales (desde el genocidio de la colonización hasta las dictaduras fascistas) y con el mantenimiento del régimen de barbarie capitalista, resulta que está preocupada por la vida…

 

El Papa Francisco condenó este miércoles el aborto y defendió que no es un derecho sino que es un crimen. “¿Es justo pagar a un sicario para resolver un problema?”, se preguntó el Pontífice durante la Audiencia General que los miércoles celebra en la Plaza de San Pedro de Roma.

“Todo el mal del mundo, desde las guerras a la cultura del descarte, se podría resumir como un desprecio a la vida”, aseguró Francisco durante su catequesis en la que reflexionó sobre el quinto mandamiento: “no matarás”. El Papa rechazó una vez más la “supresión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvaguarda de otros derechos”. “¿Cómo puede ser terapéutico, civil, o simplemente humano, un acto que suprime la vida inocente e indefensa en su inicio?”, se cuestionó el Pontífice.

Este nuevo rechazo del Papa Francisco al aborto se produce a pocos días de que la Iglesia eleve a los altares al Papa Pablo VI, autor de la Encíclica ‘Humanae vitae’ de la que este año se cumple el 50 aniversario. En el texto el pontífice, que será proclamado santo el próximo domingo 14 de octubre, reflexionaba sobre la vida sexual y la regulación de la natalidad y rechazaba el uso de anticonceptivos y otros métodos antinaturales.

Francisco advirtió que la “violencia contra la vida” proviene del “miedo” a lo desconocido. “Pensemos en la llegada de un niño enfermo. Esta situación puede ser dramática, por eso los padres deben ser apoyados para superar sus comprensibles miedos”, aseguró el Pontífice. Francisco lamentó que los padres en lugar de ser acompañados “a menudo reciben apurados consejos para interrumpir el embarazo”. Defendió que “un niño enfermo o cualquier otra persona vulnerable no es un problema sino un regalo de Dios “que nos puede sacar de nuestro egoísmo y hacernos crecer en el amor”. “Los ídolos de este mundo: dinero, poder y éxito, son parámetros equivocados para valorar la vida”, sentenció.

COLABORA CON KAOS