Publicado en: 16 Febrero, 2017

(El milagro del PP) El precio de la cesta de la compra sube 12 veces más que las pensiones

Por Kaos. Laboral y economía

La fulgurante escalada del precio del petróleo en el último año, de un 100 %, ha desbaratados por completo el ya maltrecho poder adquisitivo de los españoles. El coste de la vida subió en enero un 3 % en comparación con el mismo mes del 2016. Se trata de la mayor tasa anual desde octubre […]

La fulgurante escalada del precio del petróleo en el último año, de un 100 %, ha desbaratados por completo el ya maltrecho poder adquisitivo de los españoles. El coste de la vida subió en enero un 3 % en comparación con el mismo mes del 2016. Se trata de la mayor tasa anual desde octubre del 2012. El Instituto Nacional de Estadística publicó ayer el dato definitivo del índice de precios al consumo (IPC) del mes pasado y también las razones de tal alza de la inflación. Las principales, los estirones de los carburantes -arrastrados por el petróleo- y de la electricidad. Según el INE, la factura de la luz de los consumidores fue el gasto que más se disparó en los últimos doce meses. Lo hizo un 26 %, seguida de cerca por los carburantes y combustibles, un 14. Hubo un tercer elemento en juego: el precio de las legumbres y las hortalizas frescas, salvo las patatas, que aumentó un 18 %.

Variación anual del IPC por sectores

Todos estos porcentajes de vértigo contrastan poderosamente con el ridículo 0,25 % de subida de las pensiones aprobado por el Gobierno; y con el 1,2 % de incremento de los salarios pactados en convenio. De este modo, el coste de la vida subió doce veces más que los ingresos de los jubilados y el triple que los sueldos.

Algo mejor parados saldrán, paradójicamente, los trabajadores que cobren el salario mínimo, que en enero aumentó un histórico 8 %, esto es, 2,6 veces más que el coste de la vida.

La electricidad alcanzó en enero un precio histórico en el mercado mayorista, que repercutió directamente sobre un tercio de la factura de la luz. El alza se produjo, entre otros factores, por el incremento de las cotizaciones del gas natural en los mercados internacionales. Ese combustible es el que precisan las centrales de ciclo combinado para generar electricidad y en enero funcionaron más de lo habitual para suplir la falta de renovables por la sequía y la ausencia de viento.

Agencias/Prensa

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Hazte suscriptor