Publicado en: 14 Marzo, 2015

El lobo ibérico, al borde de la extinción en Andalucía

Por Alejandro Ávila

Más de quince grupos ecologistas reclaman a la Junta medidas drásticas para frenar su desaparición en la región. Acusan a la administración de incumplir la normativa de conservación y de proporcionar cifras de población inexactas. La fragmentación del hábitat y el negocio de la caza intensiva, sus mayores amenazas. “Hoy apenas se escucha el canto del lobo”. […]

Más de quince grupos ecologistas reclaman a la Junta medidas drásticas para frenar su desaparición en la región.

Acusan a la administración de incumplir la normativa de conservación y de proporcionar cifras de población inexactas.

La fragmentación del hábitat y el negocio de la caza intensiva, sus mayores amenazas.

“Hoy apenas se escucha el canto del lobo”. Lo dijo Félix Rodríguez de la Fuente hace casi cuatro décadas: el aullido del lobo ibérico se extinguía en la Península tras siglos de leyendas negras, enfrentamientos y persecuciones a manos de su mayor depredador, el ser humano.

Hoy, 38 años después de la emisión del célebre episodio de ‘El Hombre y la Tierra’, el mensaje permanece vigente en su reducto más meridional: dieciséis asociaciones, incluida la que lleva el nombre del naturalista y divulgador, han activado el botón de alarma. “El lobo se encuentra virtualmente extinto en Andalucía”, alertan.

“Nadie sabe cuántos lobos quedan”

Un único grupo reproductor y unos 50 individuos. Esa es la estima del último informe del lobo ibérico elaborado por la Junta de Andalucía. Data de 2012 y los ecologistas se muestran muy críticos con su exactitud. “Nadie sabe cuántos lobos quedan en Andalucía. Las cifras que ofrecen son preocupantes, pero están basadas en estimaciones que hacen a través de la recogida de indicios indirectos. No están basadas en una metodología directa, es decir, en la recogida de muestras y en la observación de fototrampeo”, denuncia José Luis Anguita de Ecologistas en Acción.

“Si somos optimistas, solo hay un grupo reproductor. Y no es seguro. Según las estimaciones de la Junta, hay siete ejemplares por grupo, pero otros especialistas hablan de tres o cuatro lobos por grupo”, añade Anguita. El nuevo censo está a punto de publicarse, pero los ecologistas no se muestran optimistas.

“La tendencia de la población del lobo de Sierra Morena es claramente decreciente. Los factores que asolan la población están relacionados con el hombre. Si no cambian la condiciones para la desaparición del lobo va a llegar un umbral que va a hacer imposible su recuperación“, afirma Jorge Echegaray, uno de los mayores expertos en lobo ibérico.

Una especie en peligro de extinción

Aunque el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados de Andalucía cataloga el lobo como especie en peligro crítico de extinción, y así figura en la propia web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, el Decreto 23/2012 limita su protección a especie de “interés especial”. Los ecologistas no solo denuncian dichas contradicciones, sino que la administración andaluza esté incumpliendo “su obligación de actuar de oficio con una especie tan amenazada numéricamente como el lobo”. “El hecho de estar en el catálogo supone de facto la aprobación de un plan de gestión o manejo”, subraya Echegaray.

“Nos encontramos por tanto ante una discrecionalidad administrativa totalmente injustificada desde el punto de vista normativo”, añaden las organizaciones ecologistas que han firmado las “propuestas para la urgente recuperación de la población del lobo ibérico”, entre las que se encuentran WWF, Grupo Lobo o la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

La recatalogación del lobo supondría la creación de un plan de recuperación de la especie con “plazos y objetivos concretos”. De hecho, las organizaciones recuerdan que el gobierno central y la Junta firmaron una Estrategia Nacional “que perseguía, a corto plazo, el establecimiento de 15 manadas y 150 ejemplares en nuestra región”. De eso han pasado ya más de diez años.

Una persecución implacable por el ser humano

Los ecologistas denuncian que el lobo ibérico “ha sufrido una persecución implacable por parte del ser humano en Andalucía” y que eso lo ha llevado al borde de la extinción. En el punto de mira: la fragmentación del hábitat y, sobre todo, el modelo cinegético intensivo. “El problema es la persecución directa. ¿Por qué no se cataloga como en peligro de extinción? Por la presión de mitos, malas famas y los intereses económicos de fincas o empresas cinegéticas, que mueven su lobby para que la población de lobos no se recupere”, afirma Juan José Carmona, portavoz de WWF en Andalucía.

Anguita añade que habría que “ aumentar el control sobre las fincas, ya que, por parte de las administraciones, son difíciles de controlar acciones ilegales, como la caza furtiva”. Es decir, las empresas que organizan monterías en Sierra Morena no quieren ver al lobo ni en pintura en sus fincas privadas.

¿Sería peligroso para el ser humano que hubiera más lobos? “Esa idea hay que desterrarla del imaginario colectivo. La administración tiene la obligación de restituir la imagen del lobo, destacar su funcionalidad en el papel del ecosistema y desechar de una vez por todas los cuentos de Caperucita: no ataca al ser humano, no limita la actividad cinegética y es un recurso económico y turístico. Su recuperación solo va a suponer beneficios”. Ponen de ejemplo la gestión del lobo en la Sierra de la Culebra (Zamora), donde el cánido se ha convertido en una atracción turística de primer nivel.

Echegaray, que estudia al lobo desde hace años, recuerda que “no es cierto que sea peligroso. La primera reacción del lobo es de huida: de eso depende su supervivencia ante el ser humano, que lleva miles de año persiguiéndolo”.

http://www.eldiario.es/andalucia/enclave_rural/lobo-iberico-borde-extincion-Andalucia_0_365714583.html

2 Comentarios
  1. ANDALUSI LIBERTARIO dice:

    “Aullad, naves de Tarsis” Isaías, Cap. 23.

    Fieles a su pacto con las ciudades fenicias frente al expansionismo hebreo, los tartésides -que tenían fluidas relaciones comerciales con ellos- enviaban naves de apoyo con guerreros y armamento. Era costumbre entre nuestros antepasados dar aullidos antes de entrar en combate, para amedrentar a sus enemigos indicándoles su procedencia del occidente extremo, como deja constancia el antiguo testamento. En los inmensos bosques donde una ardilla podía recorrer la Península Ibérica de punta a punta saltando entre las ramas, según atestigua Plinio el Viejo, las manadas de lobos debieron ser abundantes y su canto nocturno habitual.

    Por ser además las columnas de Hércules ‘fin del mundo’ conocido en ese tiempo, lugar donde ‘moría’ el sol, el hábitat natural del lobo ibérico fue asociado al tránsito al Más Allá, según sus creencias, lugar a donde iban las almas de los héroes y los muertos y, como el sol, esperaban renacer.

    Vael, el dios lobo de los antiguos iberos protegía montes y bosques. El lobo era un animal muy venerado por los iberos y tenía carácter infernal, guerrero, de muerte y ultratumba. Es curioso el paralelismo entre el lobo y el jaguar para el significado del que estamos hablando. Existe un paralelismo entre lo que fue el lobo para los íberos y demás sociedades de la Europa occidental y el jaguar para los pueblos de la América precolombina, al igual que el cancerbero de Osiris, Anubis, guardián de las Puertas del Hades. El jaguar representa el arte de la cacería, la maestría para cazar. El jaguar, como el lobo para los iberos, representa la fiereza, la habilidad de la caza, que se traduce en un guerrero al valor y la maestría en la guerra. Para los precolombinos (y seguramente para casi todas las sociedades guerreras) el que caza a un cazador ya sea animal (jaguar, lobo) o guerrero, gana prestigio, aumenta su aura de poder y más aumenta cuanto más grande es el enemigo. Es curioso notar que cuando Escipión venció a Anibal, muchos íberos se pasaron al bando romano, pues les parecía una gran proeza derrotar a un enemigo tan poderoso como eran los cartagineses(aura de poder).

    Volviendo al paralelismo entre el jaguar y el lobo, para los olmecas el jaguar representa la puerta al inframundo, al mundo subterraneo, al mundo de los muertos, del mismo modo que Anubis para los egipcios o los tibicenas, perros infernales de los antiguos guanches. De igual forma el lobo lo era para los íberos.

    Por ello la desaparición del lobo en Andalucía, por la desidia e incompetencia del malgobierno autonómico y el de la metrópoli de Madrid, no solo representa un genocidio cultural, sino que además es un crimen contra toda la Humanidad.

    https://www.youtube.com/watch?v=yAkkVDpOJ9Y

  2. ¡Adiós, hermano...! dice:

    ¡Adiós, hermano del jaguar y de la noche,

    guardián de las montañas y los bosques…!

    ¿Nadie escribirá siquiera tu epitafio,

    tras cientos de miles de años inseparable compañero?

    Tal vez, como la propia Andalucía,

    para la ígnara barbarie de los hombres jamás exististes,

    un sueño dentro de otro sueño,

    pero que advierte con el fin del universo onírico:

    para la Humanidad llega la Muerte.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS