El gobierno pretende usar a guardias civiles como esquiroles en el Aeropuerto de El Prat

Por Kaos. Laboral y Economía

La lucha de los trabajadores de Eulen vuelve a poner sobre la mesa las condiciones de creciente precariedad a que son sometidos los trabajadores de las contratas de la Administración y las empresas públicas, sobreexplotados en este caso en beneficio de AENA, una empresa pública semiprivatizada, y de los capitalistas de Eulen.

Los trabajadores de Eulen se han pronunciado mayoritariamente por un aumento salarial de 250 euros mensuales en 15 pagas en lugar de la propuesta de mediación presentada por la Generalitat.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, apoya a la empresa, denuncia la posición de los trabajadores y convoca un ‘Gabinete de crisis‘, preparando la condiciones para la sustitución de los trabajadores en huelga por personal de la Guardia CivilLa Consellera de Treball de la Generalitat, Dolors Bassa de ERC, también se suma a la denuncia de los trabajadores.

La lucha de los trabajadores de Eulen vuelve a poner sobre la mesa las condiciones de creciente precariedad a que son sometidos los trabajadores de las contratas de la Administración y las empresas públicas, sobreexplotados en este caso en beneficio de AENA, una empresa semipública semiprivatizada (el 49% de su capital es privado), y de los capitalistas de Eulen. 

Los escandalosos servicios mínimos del 90%, la previsible utilización de la Guardia Civil como esquiroles y la creación de un estado de opinión contrario a la huelga entre los afectados y la población, forman parte de la prolongada ofensiva de la patronal y sus gobiernos contra el derecho de huelga de la clase trabajadora.

                                         Recuento de votos 

Los trabajadores de Eulén rechazan la propuesta del mediador

Los trabajadores de seguridad de Eulen de El Prat exigen una subida de 250 euros en quince pagas y este viernes continuarán los paros parciales en los arcos de acceso a las terminales, además de seguir en pie la huelga indefinida que empezaría el lunes 14.

Es la posición tomada por la asamblea que ha rechazado la oferta de subida salarial realizada por la Generalitat. La administración autonómica propuso una subida de doscientos euros mensuales en doce pagas que fue aceptada por la empresa. El comité de huelga han planteado a los trabajadores esa opción y tres más: 200 euros al mes y quince pagas, 250 euros al mes y 15 pagas y 350 y 15 pagas.

El ministro de Fomento y la Consellera de Treball, contra los trabajadores

La consellera de Economía, Dolors Bassa (ERC) ha acusado al comité de huelga de alterar las condiciones acordadas y no llevar a la asamblea el contenido integral de la propuesta de mediación.

En parecidos términos se ha expresado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que ha dado una rueda de prensa sobre el fracaso de la negociación y ha anunciado la convocatoria de un gabinete de crisis este viernes en Barcelona, al que están convocados el presidente de Aena, José Manuel Vargas, el delegado del Gobierno, Enric Millo, la directora del Aeropuerto de El Prat, Sonia Corrochano, y técnicos del ministerio de Fomento y del de Interior para analizar el “nuevo escenario”, según De la Serna. Cobra fuerza la opción de que la Guardia Civil actúen de esquiroles de los trabajadores de Eulen en el control de pasajeros y equipajes de mano en los arcos de seguridad y escáners del aeropuerto barcelonés.

La Asociación Española de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el cuerpo, ha mostrado su desacuerdo con esta propuesta. Se oponen a la opción de mediar en este conflicto, ya que advierten que probablemente serán la diana de “las iras” de los trabajadores, que verán a los agentes como “enemigos”.

De la Serna también ha adelantado que el Gobierno pondrá en marcha el procedimiento para imponer un laudo de arbitraje obligatorio, anulando el derecho a la negociación colectiva, que ponga fin al conflicto entre la dirección y los trabajadores de Eulen. Algo en lo que espera contar con la colaboración de la Generalitat de Cataluña.

Votación

Han votado 176 trabajadores. La opción de 250 euros en 15 pagas ha sido la opción más votada, con 89 votos. Otros 85 trabajadores han votado a favor de una subida 200 euros en quince pagas y sólo dos a favor de la propuesta de la Generalidad. Los trabajadores cobran en la actualidad entre 900 y 1.100 euros, según antigüedad. En este contexto, la consejera Bassa ha tratado de desmarcar a la administración autonómica del conflicto. Ha descalificado a los representantes de los trabajadores por no someter exclusivamente su oferta a votación y ha reiterado que la Generalitat no tiene competencias en el aeropuerto de El Prat y que la responsabilidad última de la situación es del Estado.

Este viernes y el domingo, los trabajadores realizarán paros de 5.30 horas a 6.30h, de 10.30 a 11.30, de 16.30 a 17.30 y de 18.30 a 19.30. A partir del lunes, los paros serán de 24 horas y la huelga, indefinida. Las declaraciones del ministro y de la consellera apuntan a la implicación de la Guardia Civil en las tareas de control de accesos.

Los trabajadores de Eulen amenazan con extender las huelgas a los aeropuertos de La Coruña y Santiago de Compostela.

Bajos salarios y precariedad laboral

En el aeropuerto de El Prat trabajan unos 350 empleados en los arcos de seguridad para pasajeros, de la empresa Eulen. Su sueldo oscila según la antigüedad y algunos complementos, pero el grueso del personal cobra entre 900 euros y 1.100 euros. Por ello muchos empleados aseguran verse obligados a hacer horas extras, que se pagan a 8 euros, sumando en ocasiones jornadas de hasta 16 horas.

Uno de los caballos de batalla de la plantilla es el plus por escáner, que algunos de los trabajadores antiguos conservan parcialmente, pero que fue eliminado para los nuevos. La reposición de este complemento fue llevada a los juzgados, pero los trabajadores quieren que el derecho les sea reconocido ya, mediante la actual negociación.

En relación a la organización del trabajo, los sindicatos denuncian que la falta de personal ha dejado a la plantilla sin relevos por bajas o periodos vacacionales. Esta situación se ve agravada en temporada alta, cuando el aeropuerto pone a funcionar a máximo rendimiento la veintena de arcos de seguridad de los que dispone. Cuando eso ocurre, los trabajadores aseguran que las jornadas son ininterrumpidas, sin un momento para descansar, ir al baño o descansar la vista del escáner, y en un estado de alerta que genera estrés.

¿Que reclaman los trabajadores?

Los trabajadores han planteado reivindicaciones salariale y de condiciones de trabajo. La principal demanda salarial era reclamar un aumento de hasta 350 euros para los nuevos trabajadores que menos cobran, igualando por arriba a los antiguos.

Sobre las condiciones de trabajo, reivindican un aumento de plantilla para garantizar un quinto trabajador por filtro y una bolsa suficiente de sustitutos. En total, un centenar de nuevos contratados, parte de ellos fichados durante los últimos meses. Además, exigen conocer el calendario laboral con periodicidad anual con el fin de poder conciliar.

¿Quién es Eulen?

Resultados millonarios, batallas familiares e incluso relaciones estrechas con la política. Esta es la sorprendente radiografía que se extrae de analizar Eulen, la empresa que gestiona la seguridad del aeropuerto de Barcelona-El Prat.

La citada corporación, especializada en realizar servicios externos, no ha podido alcanzar un acuerdo con los trabajadores del aeropuerto barcelonés, lo que ha llevado al aeropuerto a una huelga indefinida de seguridad. Una situación que provocará largas colas en los controles, un quebradero de cabeza para miles de usuarios.

El Prat: 23,6 millones de euros

El Grupo Eulen, más concretamente su filial Eulen Seguridad, es la empresa encargada de la seguridad en los controles del aeropuerto de El Prat. En 2015 se presentó a la adjudicación con un presupuesto de 23,6 millones de euros por cubrir el servicio durante dos años, tal como se recoge en el BOE.

Lo cierto es que Eulen también gestiona este y otros servicios de muchos otros aeropuertos en España. Además, en noviembre de 2016, sin ir más lejos, la empresa ganó un concurso público en el que le adjudicaban la seguridad de 18 aeropuertos, todos con un tráfico inferior a los 500.000 pasajeros anuales, por 8,9 millones de euros y un período de dos años.

En la citada adjudicación, Eulen conseguía la seguridad de los aeropuertos de Albacete, Badajoz, Córdoba, El Hierro, Huesca-Pirineos, La Gomera, León, Logroño, Madrid-Cuatro Vientos, Melilla, Pamplona, Salamanca, San Sebastián, Son Bonet, Valladolid, y Vitoria. Y atención, también se hacía con este servicio en el aeropuerto de Sabadell. Además, también gestionan otros servicios, como información y mantenimiento, en más aeropuertos (como se puede ver en el mapa). Ahora bien, en ninguno de estos aeropuertos se ha registrado un conflicto laboral de las características del de El Prat.

De hecho, Eulen incluso llegó a intentar ganar el concurso para hacerse con el servicio de limpieza de la terminal 1 de El Prat, algo que al final no consiguió porque el contrato fue para EFS, otra empresa del ramo.

En Madrid, en cambio, quien se encarga de los controles de seguridad es Prosegur. Ahora bien, Eulen también tiene presencia en materia de seguridad: en este caso se dedica a hacer patrullas entre terminales.

Resultados millonarios

Estos contratos han contribuido a hacer de Eulen un buen negocio. Y es que, aunque se trata de una empresa con presencia internacional, su volumen de negocio se centra mayoritariamente en España. En 2016 su volumen de ventas alcanzó los 1.520 millones de euros, obteniendo un resultado bruto de 24 millones de euros.

Del resultado global de ventas, dos de cada tres euros provenían del rendimiento en España donde su negocio más importante en materia de seguridad es el aeropuerto de El Prat.

La seguridad es solo una vía de negocio de Eulen, que actualmente tiene varias vías de ingresos: desde el mantenimiento y la limpieza hasta la administración de hospitales y el trabajo temporal, entre otras.

Por otro lado, Eulen también tiene una estrecha relación con otra empresa, El Enebro, que es la propietaria de Bodegas Vega Sicilia, una sociedad vinícola que cubre las denominaciones de origen Ribera del Duero y Toro.

Eulen, Feijóo y el PP

Más allá de las buenas cuentas de la empresa y de las disputas familiares, otra de las caras de Eulen es su estrecha relación con la esfera política. La hermana del presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, Micaela, es la apoderada gallega de Eulen y tres de sus filiales, Eulen Seguridad, Eulen Servicios Sanitarios y Flexiplan. La polémica no está aquí, sino en el vínculo entre la empresa y el gobierno gallego.

La polémica está en las adjudicaciones de la Xunta a la empresa en 2010 y en 2015 por valor de 1,4 millones de euros. Precisamente en 2015, año electoral, fue cuando hubo más contratos públicos (1,1 millones de euros) y varias instituciones gallegas. Algo que sin duda ha generado suspicacias.

 

COLABORA CON KAOS