Durruti, la “nueva política” y yo

Por Victor Lopez

El 5 de mayo de 2015, en el marco de la campaña electoral de las elecciones municipales a las que me presenté creyendo ser una candidatura de Unidad Popular en la que participaba Podemos (esa es otra historia), introduje en la campaña uno de los eslóganes más conocidos del anarquista leonés.

Por Víctor López

El 5 de mayo de 2015, en el marco de la campaña electoral de las elecciones municipales a las que me presenté creyendo ser una candidatura de Unidad Popular en la que participaba Podemos (esa es otra historia), introduje en la campaña uno de los eslóganes más conocidos del anarquista leonés Buenaventura Durruti: “Llevamos un Mundo Nuevo en nuestros corazones”.  Lo hice como un guiño a los compañeros que abogan por el municipalismo libertario, o como es ahora más conocido, debido a su implantación en el Kurdistán: “Confederalismo Democrático”.
Cuál no sería mi sorpresa, cuando un año después, en enero 2016,  primero la diputada de la CUP Anna Gabriel y  ya en mayo de 2016 Íñigo Errejón, emplean el mismo lema. Veo también que al inicio de campaña de las elecciones generales del 26J, desde el twiter de Izquierda Unida se reitera la alusión a Durruti.
No me molesta en absoluto, ya que no soy propietario ni salvaguarda de la figura de Durruti, que recurran a su imagen pero les invito –puesto que parece que nos une el personaje–, a que profundicen más en el pensamiento de ese anarquista de la CNT y no se queden en una sola frase.
Durruti expresó ese pensamiento en el transcurso de una entrevista que le hace el periodista Van Passen.  Van Passen le comenta que si ganan la Guerra Civil Española, no les quedará más que ruinas.  Durruti le responde: “a nosotros (los trabajadores) no nos da miedo las ruinas porque “llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones, ese mundo está creciendo en estos instantes“.
La idea es doble. De un lado muestra que es el trabajo el que crea la riqueza y que aun desapareciendo todo el dinero del mundo, los trabajadores podrían mantener en pie la producción de alimentos, la distribución de bienes y servicios, el mantenimiento de vías de comunicación, red eléctrica, sistema sanitario, etc.  No hay por tanto que temer a la supuesta crisis y chantajes a que somos sometidos periódicamente por los capitalistas para socavar nuestros derechos.  La otra idea que aporta el leonés, es la del mundo nuevo: si ganamos los trabajadores, no sólo somos capaces de retirar los escombros que nos dejarán los capitalistas, sino que además poseemos la potencialidad de construirlo mucho mejor, más justo, igualitario y sostenible.
Buenaventura, además, tuvo una vida de película forzado por las circunstancias. Circunstancias que le llevaron a la cárcel en numerosas ocasiones. Numerosas fueron también las campañas puestas en marcha por sus compañeros para lograr su liberación y la de todos los “presos sociales”.  Quienes forzados por el desempleo, la precariedad, los desahucios…se ven obligados a resistir a la autoridad y acaban en prisión, tienen que salir de ella.  Durruti y su nuevo mundo, estaría dispuesto a abrir las puertas a Andrés Bódalo y a otros sindicalistas, a trabajadores y jóvenes condenados por una justicia arbitraria, a Alfon, a Nahuel, a Francisco y a Mónica y a tantos otros, o a un chaval que ha cometido un fraude con una tarjeta de crédito, al tiempo de no permitir que ricos y corruptos campen a su antojo.  Abriría las fronteras a todos los refugiados e inmigrantes.  Abriría “el Mundo Nuevo” a la humanidad por encima de credos, razas y naciones.
Muchas más cosas implica el nuevo mundo de Durruti pero  quedándonos con esas tres (perder el miedo, construirlo mejor, expandir la libertad), sería más que suficiente.

No hagamos de las palabras de un anarquista, un mero lema electoral.
Víctor López, Dos Hermanas

 

2 Comentarios
  1. Igual dice:

    Igual que sus palabras no son un slogan, la autogestión no es ninguna utopía, no hagáis caso a los mentirosos, siempre han dicho lo mismo para evitar que el pueblo sea libre

  2. No, si a mí la heroica épica de Durruti me parece maravillosa y estimulante... dice:

    “¿Acaso somos nosotros los que pediremos limosnas al tiempo? Nosotros, cada uno de nosotros, tenemos en nuestras manos las riendas de todos los mundos.” V. Mayakovsky

    El problema es que mientras embistamos a molinos de viento (la Globalización, el Cambio Climático, el Sistema, el Capital, etc) en plan constructos leviatánicos platónicos, nunca pasaremos de la patética irrelevancia.

    Cuando el hecho de que no haya JUSTICIA -lucha por la que se define a un anarquista, según Malatesta-, siempre solapado por falta de coraje revolucionario o lucidez, tiene nombre y apellidos:

    http://kaosenlared.net/opus-dei-y-ministerio-fiscal/

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS