¿Dónde están las banderas?

Por Manuel Carmona Curtido

Los trabajadores/as del aeropuerto de la Base Naval de Rota, hace tiempo que sufren el maltrato de la empresa estadounidense, Louis Berger Aircraft Services (LBAS). Han sido y son, acosados, presionados… trabajan bajo unas condiciones impropias de un país que pertenece al “primer mundo”.

Manuel Carmona Curtido

Los trabajadores/as del aeropuerto de la Base Naval de Rota, hace tiempo que sufren el maltrato de la empresa estadounidense, Louis Berger Aircraft Services (LBAS). Han sido y son, acosados, presionados… trabajan bajo unas condiciones impropias de un país que pertenece al “primer mundo”, y presume de su “Estado de Derecho”.

La empresa, ha ejecutado ya 23 despidos y son 12 trabajadores más los que en la actualidad han sido expedientados por diversos motivos, el juzgado ha sentenciado ya los despidos como improcedentes, pero la empresa norteamericana hace caso omiso a las leyes españolas.

No sólo no cumple con la sentencia judicial, sino que, amenaza con ejecutar más despidos, boicoteando el derecho a huelga de los trabajadores, un derecho recogido en nuestra Constitución, y que la empresa incumple sistemáticamente.

Este no es un conflicto laboral más, este conflicto pone en entredicho la soberanía nacional y va a determinar si España es un país soberano o una simple colonia estadounidense.

Es el Gobierno Español, a través del Ministerio de Defensa, es el que debe dar un golpe en la mesa y decirle a LBAS, que esto no es Puerto Rico, ni Granada ni ninguna República Bananera a la que acostumbran a mangonear.

Los trabajadores del aeropuerto de la Base Naval de Rota, son un ejemplo de dignidad, y merecen los respetos de toda la clase trabajadora, ya que si ellos pierden esta batalla la habremos perdido todos los trabajadores y trabajadoras de este país. Si un colectivo de trabajadores organizados, motivados, y con ganas de dar batalla a la multinacional cae, ¿qué será de otros colectivos menos organizados?

Y ante toda esta situación, yo me pregunto ¿Dónde están las banderas? ¿Dónde están los del “a por ellos”? ¿Dónde están los que se les llena la boca con la palabra España? ¿Dónde están los que con una mano agitan la bandera para tapar sus vergüenzas y con la otra traicionan a sus propios paisanos?

Mientras la empresa norteamericana, incumple las leyes españolas, el Gobierno de la nación mira para otro lado, mientras los trabajadores españoles de la base naval de Rota son pisoteados laboralmente, el gobierno del Partido Popular pide que no se politice el conflicto.

Si esta situación se diera en otro país europeo, la empresa ya hubiera sido expulsada y reemplazada por otra que cumpliera las leyes. Pero, lamentablemente, tenemos un gobierno lacayo, demasiado acostumbrado a “chupar botas”, independientemente de que estas botas sean, alemanas, inglesas o yanquis. Un gobierno que mira más por sus intereses personales que por los intereses de los ciudadanos a los que representan. Un gobierno que “echa balones fuera” en vez de afrontar e intentar solucionar el conflicto poniéndose del lado de sus compatriotas, un gobierno para el que Rota y los roteños y roteñas están demasiado lejos de Madrid.

Este es el primer conflicto laboral importante en bastante tiempo dentro de la Base Naval de Rota, pero no será el último.

Los trabajadores/as del aeropuerto llevan encerrados en el Castillo de Luna, Ayuntamiento de la ciudad, desde el pasado 22 de diciembre, el próximo 29 hay convocada una concentración en la puerta del Castillo a las 19:00h, que el grito de protesta se eleve desde Rota hasta Morristown, Nueva Jersey, donde la empresa tiene su sede en EEUU, que este grito le diga que los trabajadores del aeropuerto de la base, no se rinden y que tienen el respaldo del resto de sus vecinos. Rota no es ninguna colonia yanqui.

EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO.

Salud.

-->
COLABORA CON KAOS