Desgaleguismos ou tirrias (III)

Por Herminio

Las visiones literarias para nada pueden ser consideradas lo mismo que resultados de las miradas filosóficas, porque de éstas colegimos en esencia las verdades materiales objetivas de la propia realidad, en tanto que de las otras tan sólo se nos alcanzan las apariencias formales.

Por Herminio

Motivado en el envío de este artículo, viene a decirme Protágoras, que en principio, tras el repaso de después que lo hubo escrito, ni el mismo, al parecer, lo entendía. Que, a pesar de que, al partir, sí había tenido claras la idea principal –encaminada a ser el final de texto, a modo de conclusión– y también las secundarias, al pretender derivarlas secuencialmente por partes, de tal manera se embrolló en el intento de concretar con claridad los conceptos que, por ellos, y en cuanto a la escasa amplitud explicativa que en los mismos se encajaba, resultaba obnubilado el sentido realista que se había pretendido para el tema. Tuvo que reescribirlo varias veces y, de paso, enmendarle algunas pifias, aunque no para cambiar su dirección, contenido ni sentido de los párrafos, que en lo formal y lo esencial son los mismos. Sin embargo, por si aún se advirtiese oscuro, farragoso, insustancial o vacío, o absolutamente flojo y en otro tanto carente de validez literaria, me pide que lo revise y someta a mi criterio, por si yo considerase que el artículo no alcanza la calidad suficiente como para  publicarlo en Kaos. “Y otro cuento es que se lea.”

Ya de mi parte, le participo a Protágoras que no debiera inquietarse tanto por la calidad que pueda alcanzar su artículo, puesto que, y además, en Kaos cabemos todos, los buenos y los peores, lo mismo que los más malos. Que por algo nos encuadran, los de la prensa normal, en la prensa alternativa, desde donde son otras las perspectivas y los ojos que las miran, como otros son los valores de la escala en que se miden. Que si los últimos se consideran los justos, reales o verdaderos, desde los otros nunca los aceptarán. Así que: Aquí de arrugarse nada, que otros escriben sin tino, o por vanidad, desde la prensa considerada normal, para contar sus mentiras y, cuando no, sus patrañas, que tales son los valores disfrazados de proezas literarias.

Pero, además, que tenga en cuenta Protágoras que las visiones literarias para nada pueden ser consideradas lo mismo que resultados de las miradas filosóficas, porque de éstas colegimos en esencia las verdades materiales objetivas de la propia realidad, en tanto que de las otras tan sólo se nos alcanzan las apariencias formales de todo aquello que juzgamos que tiene entidad real. Y en fin, que de ellas sólo se trata de valorar cercanías, lejos de filosofías que proyectan por divisa los alcances del ser en lo universal.

O MIRADOIRO VIRTUAL

(17-05-08)

Desgaleguismos ou tirrias (III)

      Creo que nesto quedamos, en se o galego que falamos ti e máis eu era ou non cousa de clases. A verdade é que pasou unha semana e inda sego sen sabelo. Por algo tamén diría que, seguramente, sería unha cuestión doutoral. Pero as promesas son débedas e entón ímolo ver. Vamos pois; e se vamos falar de clases, ti e mais eu, por se estamos divididos, o mellor é que arranquemos dende un punto de partida: Cada quen que só fale daquelo que ten mamado.

Antonte era o castelán e, segundo os que entón sabían, os galegos non mandaban. Partimos de que isto é certo. Pero, porque o temos mamado, tamén sabemos de certo que a explotación do pobo traballador, en Galicia, coma sempre, e sendo así, entre galegos, como en case todas partes, foi cousa de intermediarios. Porque na realidade, entre o que manda e o mandado, sempre haberá un negociante. Se o que manda é que manda de verdade, nin en mandar deberá manchar as mans. E, de aquí que o intermediario, para que se comuniquen o que manda e o mandado, ha de usar dunha linguaxe  para polos en contacto.

Pero tamén é sabido, porque tamén o mamamos, que a linguaxe e a pura formalidade pola que se nos transmite un estilo de vivir, estilos que, a súa vez, son distintivos de clase, das que cada unha é definida pola forma de dominio sobre a base material que as sustenta distintamente. Agora ben, nun sistema de dominio, por pura definición existen, fundamentalmente, as dúas clases: dominante e dominada. Mais, por necesidade existencial do sistema, entre elas tampouco pode faltar o nexo da relación, isto é, o intermediario citado, que debe comunicalas. Pois aquí témolo quid: ¿en que linguaxe o fará.?  Natural e loxicamente, dentro do mesmo sistema, se aquel debe existir en por el, para si mesmo, o intermediario soamente pode ser baixo a dirección dos que mandan.

Polo tanto, se antonte era o castelán e onte – tan só nun momento breve– nos quixo ser o galego, hoxe, pola forza da lóxica circunstancial do sistema, quen nos manda toca a desgaleguizar. Ou sexa, que o mandado só ten tirria do que manda, pero soamente a pode ter a través do intermediario.

E como creo que xa temos acabado[1], vaia aquí o suxerinte para os “Equipos de Normalización Lingüística do Barbanza”: Que sempre será imposible a realidade dunha lingua realmente popular, se antes (ou tamén o mesmo tempo) non é posible unha realidade plenamente democrática.

PROTÁGORAS.

[1] Inda que sinto que se queda algo no bote. Pero só podo seguir se é que, acaso,  mo pediran  os lectores do “Barbanza

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS