Publicado en: 29 abril, 2015

Cuando llegaron los soldados

Por mikel arizaleta barberia

La violación de mujeres alemanas al final de la Segunda Guerra Mundial

De nuevo en el 2015 un libro sobre violaciones en y tras la Segunda Guerra Mundial. El libro se titula “Als die Soldaten kammen” de la historiadora Miriam Gebhardt (Cuando llegaron los soldados). Miriam sostiene que: „no sólo violaron a las mujeres alemanas los soldados del ejército rojo tras el final de la guerra. También violaron los soldados americanos, franceses e ingleses“. Y esto segundo se calló durante mucho tiempo en la historia para no herir a los “aliados”  y por censura impuesta.

En la entrevista de la periodista Sarah Judith Hofmann la historiadora Miriam Gebhardt aporta algunos puntos de vista interesantes, que remueven y resituan puntos que se venían sosteniendo antes sin demasiado fundamento, y tiene que ver mucho con la primera pregunta de la entrevistadora: „Han pasado 70 años desde finales de la Segunda Guerra Mundial. ¿Hoy se puede hablar sin problemas sobre las víctimas alemanas o sigue siendo todavía tabú el tema de la violación de las mujeres alemanas?

A juicio de la historiadora y autora del libro, Miriam Gebhardt, se debería hablar no tanto de prohibición cuanto de falta de empatía y conmiseración en la sociedad por el tema de la violación de las mujeres alemanas. „Pienso que para las mismas afectadas y afectados (porque también fueron violados algunos hombres y niños) ha sido un tema muy vergonzante, les producía rubor. Hubo un tiempo que era políticamente impensable hablar sobre víctimas alemanas. En parte porque fue importante ocuparse de los crímenes del nacionalsocialismo y del ejército alemán, pero también por lealtad política con los respectivos aliados, y eso tanto en la República Federal Alemana con los aliados occidentales como en la DDR frente a la Unión Soviética“.

Existe la idea cincelada e impresa en la memoria, sobre todo expresada y difundida por películas filmadas por los vencedores, de que fueron sobre todo los soldados del ejército rojo quienes violaron a las mujeres alemanas mientras los soldados americanos les regalaban flores y chocolatinas. ¿Qué hay de eso?

„Es una imagen, una visión equivocada que ha seguido vigente hasta nuestros días; se fundamenta en la propaganda nazi, que ya antes del final de la guerra advierte a los alemanes que sus mujeres iban a ser violadas por los soldados del ejército rojo. Advertencia que se convirtió en realidad. Por tanto para estos crímenes existía ya un lenguaje, pero lo que sin embargo no se cumplió fue la esperanzxa y espectación de que los soldados aliados occidentales no harían algo semejante. Y sí, hicieron algo parecido. He encontrado documentos de mujeres que informan de haber sido violadas por soldados occidentales“.

¿No es verdad por tanto que la mayoría de violaciones se llevaran a cabo por tropas de ocupación soviética? „Sí, es verdad, pero en parte tiene que ver con el desarrollo de la guerra. Me ha llamado especialmente la atención el ver que el desarrollo estructural de las violaciones de los soldados occidentales sigue el mismo esquema que las del ejército rojo. Casi siempre a las violaciones preceden los saqueos, soldados que entran en las casas, se apoderan de las cosas de valor, roban bicis y motos, quitan los relojes a los civiles y luego, las más de las veces en grupo, se lanzan sobre las mujeres. En el desarrollo de los hechos y en la brutalidad de las violaciones, a mi modo de ver, apenas se diferencian los soldados del ejército rojo y los de los aliados“.
Según Miriam Gebhardt serían unas 860.000 las mujeres alemanas violadas, lo que significa bastante menos que valoraciones hechas anteriormente, que cifraban en torno a dos millones las llevadas a cabo sólo por los soviéticos. ¿De dónde saca esta cifra?
Hay que ver detalladamente en qué se fundamental las estimaciones. Se venía diciendo que en el avance del ejército rojo hacia territorio del Tercer Reich los soldados violaron masivamente a mujeres alemanas, sobre todo en y tras la batalla en los alrededores de Berlín. Barbara Rohr calcula que aquí fueron violadas dos millones de muchachas y mujeres alemanas, 1´4 millones en la huida y expulsión de las regiones alemanas del este y 600.000 en Berlín y en la posterior zona de ocupación soviética. Unas 10.000 mujeres violadas murieron como consecuencia de las mismas, muchas se suicidaron. Ilko-Sacha Kowalczuk y Stefan Wolle calculan entre 110.000 y 800.000 los casos de mujeres violadas en Berlín en 1945. Estiman que el 40% de las víctimas fueron violadas varias veces. Hasta 1947 los soldados del ejército rojo en la zona ocupada por los soviéticos habrían violado alrededor de dos millones de mujeres. Norman M. Naimark acentúa en cambio que todos estos datos se basan en estimaciones y cálculos por extrapolación: „Es altamente improbable que los historiadores lleguen a saber cuántas mujeres alemanas fueron violadas por soldados soviéticos en los meses antes y después de la capitulación“.

La historiadora de Costanza, Miriam Gebhardt, considera imposible dar cifras exactas, si bien a su juicio piensa que es muy elevado el dato de dos millones. Parte de alrededor de 4.300 los niños nacidos por violaciones llevadas a cabo por los soldados aliados en los territorios de lo que luego terminaría siendo la República Federal Alemana, y otros tantos los nacidos en la DDR, es decir a su juicio podrían sumar 8.600 los niños nacidos como consecuencia de violaciones en territorio alemán, en razón de ellos calcula en 860.000 las víctimas violadas en territorio alemán, más o menos una mitad llevadas a cabo por los soldados soviéticos y la otra por los soldados aliados.
Hay otros datos basados en distintas fuentes o extrapolaciones. Así por ejemplo según el criminólogo americano J. Robert Lilly, los soldados del ejército US en la ofensiva sobre el territorio alemán en 1945 habrían violado estimativamente a 11.040 mujeres alemanas. Lilly fundamenta esta cifra tomando como base de datos los respectivos pleitos ante tribunales militares americanos. Según algunas investigaciones los tribunales militares americanos procesaron ante todo y casi exclusivamente a sus soldados afroamericanos, acusados de violación, y no a los blancos. Según Carol Huntington los afroamericanos, debido al racismo existente, fueron los primeros en ser sancionados con castigos. Y según Heide Fehrenbach oficiales de US veían, merced a su racismo, sólo en el delito de los afroamericanos una amenaza del estatus o de los objetivos políticos del ejército US en Alemania. Por tanto se basaría el estudio de Liully en una base muy parcial.

Según Marc Hillel se dieron „385 violaciones en la zona de Costanza, 600 en Bruchsal, 500 en Freudenstadt“. Según Norman Naimark en las zonas de ocupación occidental sólo las tropas francesas-marroquíes fueron tan indisciplinadas como las tropas rusas. Sobre todo durante la ocupación de Baden y Württenberg se vieron las mujeres alemanas expuestas a la brutalidad sexual de manera parecida a la zona de ocupación soviética. Según Miriam Gebhardt habrían sido 190.000 las mujeres violadas por soldados del ejército de US, 50.000 las mujeres alemanas violadas por soldados franceses y, sin embargo, en la zona de ocupación inglesa, mucho mayor que la francesa y cuatro veces más poblada, tan „sólo“ se habrían dado unas 45.000 violaciones.

„Hasta ahora sólo ha habido cálculos de víctimas atribuidas al ejército rojo, que oscilaban entre uno y dos millones, comenta la historiadora del libro recién publicado „Cuando los soldados llegaron“. Esta cifra se basaba en una valoración estimativa de las actas hospitalarias de una única clínica de Berlín. Nosotros sabemos con bastante precisión que un 5% de los nacidos fueron procreados en un acto violento, que una de cada diez violaciones terminaba en embarazo, y que cada diez embarazos uno llegaba a término, lo que da que cada 100 violaciones nacía un niño. Por supuesto, también se dieron relaciones sexuales voluntarias entre soldados occidentales y mujeres alemanas, de ahí que con frecuencia no se creyera a las víctimas de violación“.

Según Atina Grossman en Berlín la mayoría de los embarazos a causa de la violación de los soldados rusos terminaron en abortos. De acuerdo con las autoridades al principio todavía nacionalsocialistas, luego autoridades aliadas, así como de la Iglesia Evangélica, el parágrafo 218 de la Constitución fue de hecho dejado sin efecto, no aplicándose en estos casos. Para ello a las embarazadas se les exigió declaraciones juradas de haber sido violadas por soldados soviéticos. Y basaron su deseo de abortar en parte en su situación social de necesidad, en parte en la „distinta raza“ de los violadores, empalmando con ello por una parte con el discurso sociopolítico de la República de Weimar, y en parte con la teoría de la raza y la eugenesia de la época del nacionalsocialismo. Durante la ocupación nació un número de „niños rusos“, muchos de ellos como consecuencia de una violación. Norman Naimark escribe sobre las consecuencias sociopsicológicas de las violaciones: „En cualquier caso, al igual que la víctima violada purgó con las consecuencias durante toda su vida, de igual modo la pena colectiva resultó casi insoportable. La psicología social de hombres y mujeres en la zona soviética siguió marcada por los crímenes de los primeros tiempos de la ocupación, desde la fundación de la DDR, en otoño de 1949, hasta nuestros días“.

Obedece tambiém a un prejuicio el que las mujeres violadas fueron sobre todo mujeres jóvenes? ¿Qué me puedes decir sobre el tema? „He encontrado casos de muchachas muy jóvenes, que antes no tuvieron relaciones sexuales y para las que tuvo que ser una experiencia traumática, pero también casos de mujeres de edad y también de hombres y niños. Encontré un caso especialmente triste: Una mujer de 50 años violada en los alrededores de Friburgo por cico soldados franceses, que terminó en el hospital herida de gravedad y más tarde tratada en psiquiatría. Esta mujer pedía auxilio por las noches. Y nadie sabía por qué. Sólo con los años y tras nuevo paso por el psiquiátrico médicos y psiquiatras supusieron que podía ser a consecuencia de las violaciones“.
Lo que significa que hoy algunas mujeres muy mayores viven todavía con el trauma de las violaciones de guerra. „Por la atención a los mayores se sabe que algunas mujeres ancianas, aseadas y atendidas por cuidadores, reviven su trauma cuando, por ejemplo, son tratadas por cuidadores groseros o por personas con acento ruso. Para estos casos existe poca comprensión en los centros de atención a mayores“.

¿Por qué se violó tan masivamente en la Segunda Guerra Mundial, cosa que parece no sucedió en cambio en la Primera? Naimark apunta como posibles causas de las violaciones „la propaganda de venganza, experiencias dolorosas en los propios países y una imagen denigrante de las mujeres alemanas en la prensa y entre los soldados“. Apunta también a una inclinación al exceso de alcohol entre los rusos y a la organización patriarcal de las sociedades rusas y de las asiáticas limítrofes, en las que la deshonra pasada pudo ser limpiada y saldada mediante la violación de las mujeres enemigas. El mayor estandar de vida de la mayoría de alemanes, como por ejemplo aseos en casas, pudo haber creado un complejo nacional de inferioridad, que juntamente con el deseo de venganza pudo haber incitado a las violaciones. Hans-Ulrich Wehler nombra las violaciones masivas como un „precio muy humillante y a menudo mortal“ a pagar las mujeres por los crímenes de los hombres en la guerra de destrucción.

¿Hubo orden por parte de rusos, americanos, franceses o ingleses de violar a las mujeres alemanas? „No. Durante tiempo se extendió el rumor de que en el ejército rojo se había cursado invitación a la violación, pero esto tiene todos los visos de haber sido propaganda de guerra por parte alemana. Lo que posiblemente se dio fue entre los soviéticos, también entre los americanos, una especie de propaganda de guerra: presentar a la mujer alemana sexualmente más desenfadada y liberal que la de su país. En los periódicos militares del ejército US se publicaba con agrado fotos de soldados americanos besando a mujeres y colgados de sus cuellos, sirviendo ese trofeo sexual de acicate para que se apuntaran como soldados, cruzaran el charco y se apuntaran al ejército. Pero esto no indica que estuviera permitido o que se hubiera ordenado“.

¿Se censuró la violación?“ La dirección del ejército rojo prohibía terminantemente la violación de mujeres alemanas y amenazaba con duros castigos. El que estas prescripciones se aplicaron dependía ya de los propios comandantes locales. Algunos castigaron violaciones y saqueos con la muerte o a latigazos, otros las ignoraron o hicieron la vista gorda“.

No se sabe hasta dónde, pero hay testimonios y panfletos que afirman habérseles concedido barra libre por el mando durante un par de días a la toma de una ciudad o localidad.

¿El tema está ya agotado? “ No, pienso que estamos al inicio. La pregunta es si nosotros hoy seremos capaces de dispensar a las víctimas de alguna forma un reconocimiento oficial. Existe la demanda de otorgarles una especie de centro o espacio conmemorativo. Sería hermoso tener un recuerdo especial por ellas, que muy bien pudiera ser por ejemplo en la Alta Baviera, y en la que las violadas tuvieran un puesto destacado. Y luego vendría el paso siguiente, una profunda reflexión sobre las estructuras de poder y brutalidad en la relación entre sexos, que se halla en el origen mismo del problema. No olvidemos que las violaciones en masa siguen siendo muy actuales en las regiones en guerra y conflicto. Pensemoa en la organización terrorista ISIS, en Boko Haram en Nigeria o en Siria, en la guerra de los Balcanes…“.

La matanza y asesinatos de mujeres en nuestras calles, casas y ciudades por hombres y maridos despechados es todo un síntoma del grave problema, que subyace en nuestra sociedad.

Mikel Arizaleta

-->
COLABORA CON KAOS