Publicado en: 17 mayo, 2018

Corrupción en Fuerzas Armadas y de Orden de Chile: caballos, helicópteros y nepotismo

Por Jorge Molina Araneda

La siguiente columna, que fue coescrita por Jorge Molina Araneda y Patricio Mery Bell, presenta a continuación una pequeña lista con “nuevos” hechos, reñidos con la ética y la juridicidad, que vuelven a mancillar la imagen de nuestras Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad.

Helicópteros Cougar

El pretérito 26 de abril, la Contraloría General de la República  emitió su Informe Final 473/2017 referido a la auditoría y examen de cuenta de los pagos efectuados por la Brigada de Aviación del Ejército de Chile (Bave) entre los años 2015 y 2017 a la empresa C&M World Enterprises Corporation, del agente Virgilio Cartoni Maldonado, quien, durante el mandato de Juan Miguel Fuente-Alba, se consolidó como uno de los principales vendedores de la institución castrense y que es investigado por la fiscal Ximena Chong, en el marco de una causa que involucra a otros proveedores.

El ente contraloral detalla que el Ejército  adquirió -en el marco del Proyecto Rotor del Ejército de Chile, que establecía la compra de 10 aeronaves y sistema de autoprotección- dos helicópteros entre los años 2013 y 2014 a Eurocopter S.A. y Airbus Helicopters, respectivamente. Ambas empresas son representadas en Chile por C&M, compañía de Cartoni.

Por los aparatos se pagó un total de US$57.440.535, “en circunstancias –de acuerdo al informe de Contraloría- que la Fuerza Aérea de Chile cotizó el mismo tipo de aeronaves en los años 2010, 2015 y 2016 por una cifra total de US$ 48.786.145, evidenciándose de esta manera un eventual sobreprecio de US$ 8.654.386”.

 

Venta de Caballos Fiscales desde la Escuela de Caballería de Carabineros

Los mejores ejemplares eran sustraídos y reemplazados por otros similares que estuviesen agónicos. Al morir el caballar, daban de baja al pura sangre original para enajenarlo. Este hecho dejó a disposición de la Fiscalía Militar al Teniente Veterinario de dicha Escuela Marco Pineda, hermano del exGeneral Julio Pineda, quien es investigado por  la Justicia Militar por la filtración de la hoja de vida del actual Director institucional Hermes Soto. En tanto, el Director de esta Escuela fue comisionado a otra destinación.

 

Nepotismo Odontológico en la Fuerza Aérea de Chile

La Fuerza Aérea genera sus procesos de reclutamiento y selección a partir de las definiciones que efectúa el Comando de Personal a través de su División de Recursos Humanos, de acuerdo al Estatuto del Personal de las Fuerzas Armadas.

Al menos siete descendientes directos de generales activos y en retiro de la Fach se vincularon laboralmente con la institución, sin mediar bases de selección ni publicidad previa de las vacantes disponibles.

Entre ellos:

María José Robles Zañartu, odontóloga e hija del actual comandante en jefe de la Fach, Jorge Robles Mella. Está contratada como odontóloga del Hospital institucional.

Tobías Merino Benavente, hijo del general que encabeza el Estado Mayor Conjunto, Arturo Merino Núñez. Ingresó a la planta de profesionales como odontólogo en julio de 2013, siendo nombrado empleado civil en marzo de 2016.

Andrea Porras Hidalgo, hija del general de Brigada Aérea Leopoldo Porras. Se desempeña desde marzo de 2013 como cirujano dentista.

Alejandra Rojas Rojas, tratante de odontología general desde 2010, año en que su padre, el general Jorge Rojas Ávila, asumió la Comandancia en Jefe.

Constanza Ruiz Cabello y Pamela Tilly Espinosa, hijas de los generales (r) Francisco Ruiz Sepúlveda y Hugo Tilly, respectivamente. Ambas son odontólogas.

Sergio Teare Figueroa, hijo del general (r) de Brigada Aérea Jhon Teare Coopman. Teare fue nombrado empleado civil en 2014 y a partir de 2016 pasó a ejercer dos cargos de similar denominación.

Sobresueldos en las Mutualidades de Carabineros, Investigaciones y Fuerzas Armadas

Los integrantes de los directorios de estos estamentos recibieron una remuneración promedio de dos millones de pesos mensuales, al repartirse los excedentes de las Mutualidades, las cuales además no eran incluidas en sus declaraciones de patrimonio.

En el caso de la Mutualidad de Carabineros, el general Manuel Letelier, exdirector de Bienestar, recibió entre octubre 2016 y marzo 2018, casi $2 millones mensuales por su participación en Mutucar, mientras que Bruno Villalobos, en el periodo en que fue director de Carabineros, también recibió una asignación similar.

La Contraloría y el Ministerio de Justicia fueron claros: las máximas cabezas de las policías y las Fuerzas Armadas no pueden recibir remuneraciones por su participación, ya que se estaría en presencia un conflicto de intereses.

Finalmente, Voltaire ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.

COLABORA CON KAOS