Colombia. Minambiente se va a Brasil y Ecopetrol calla ante el desastre en Barrancabermeja

Por Colombia Plural

La máxima autoridad ambiental, el ministro Luis Gilberto Murillo, se ha ido a Brasil tras andar de paseo con el príncipe de Mónaco. Mientras, desde hace 18 días, el crudo y el gas fluyen y matan la vida en los ríos Sogamoso o Magdalena. La emergencia ambiental es de primer nivel. Pero no hay una sola […]

La máxima autoridad ambiental, el ministro Luis Gilberto Murillo, se ha ido a Brasil tras andar de paseo con el príncipe de Mónaco. Mientras, desde hace 18 días, el crudo y el gas fluyen y matan la vida en los ríos Sogamoso o Magdalena.

La emergencia ambiental es de primer nivel. Pero no hay una sola referencia en la página web del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, cuyo titular está de viaje en Brasil; tampoco en la de Ecopetrol, preocupada en sus canales de comunicación con su asamblea de accionistas de este 23 de marzo; silencio en la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres(UNGRD). Opacidad total ante un desastre ambiental que ya amenaza al río Magdalena después de afectar al río Sogamoso, al afluente La Fortuna, en Barrancabermeja y a la quebrada Lizama, donde se ha iniciado el desastre.

https://web.facebook.com/CamiloPrietoVal/videos/1646090798762122/

La información que se dispone por las denuncias de la comunidad es que entre el 2 y el 3 de marzo, durante el proceso de mantenimiento del Pozo Lizama 158 por parte de Ecopetrol se produjo un aumento de la presión de gas y comenzó el afloramiento de crudo y lodo. No se sabe con certeza si Ecopetrol ha activado el plan de contingencia, aunque la alcaldía de Barrancabermeja le instó a ello el 16 de marzo, tras comprobar la veracidad y la gravedad de las denuncias hechas por la Junta de Acción Comunal de La Fortuna. “El impacto más fuerte se ha evidenciado en Barrancabermeja, en los corregimientos de La Fortuna y Mesetas de San Rafael”, explicaba un vocero de la JAC.

La Junta envió un informe a la alcaldía de Barrancabermeja el día 13 de marzo en el que señalaba que “no se ven las medidas necesarias para solucionar dicha catástrofe ambiental que se está viviendo, después de que se genera un cráter en una finca aledaña al pozo antes mencionado y se produjera esta contaminación, han estado con dos cuadrillas de la empresa HGL tratando de sostener esa emergencia y un carro tanque de capacidad de 100 barriles cada 40 minutos saliendo de ese sitio lleno de solo crudo las 24 horas continuas del día, hace ya dos días se genera un nuevo cráter y aumenta el flujo de la salida de crudo y ya tienen 3 carro tanques y no dan abasto, le cierran una vía a la comunidad porque se está en alto riesgo, de antemano se está afirmando qué hay emanaciones del peligroso y letal gas H2S, ¿qué están esperando que suceda aparte de esa gran y terrible contaminación?”.

La alcaldía envió el día 15 de marzo a su Comité para la Gestión del Riesgo a las inmediaciones del Pozo Lizama 158. Allí se encontraron una zona acordonada por Ecopetrol y comprobaron la magnitud del desastre: “Según información proporcionada por el personal de Ecopetrol, se reporta la existencia de 14 puntos de afloramiento reportados en un radio de 500 metros, de los cuales, el primer punto se reportó el 3 de marzo”. También pudieron ver con sus ojos “que a una distancia de unos 30 metros del Afloramiento 1, se evidenció el punto activo actual el cual no se ha podido controlar desde el 14 de marzo de esta anualidad. Este punto se puede describir como una eyección intermitente de gas, agua, crudo y posiblemente lodo en un punto único, generando chorros de alrededor de 3 metros de altura”.

El Comité constató como los intentos de Ecopetrol por controlar la contaminación estaban fallando: “Se observó la presencia de un dique de bloqueo fallado, según reportes de personal de la ECOPETROL S.A., debido a las crecientes. Este dique al parecer representaba la última contingencia, previo a su fallo. Tras su ruptura, las cuadrillas al servicio de la Empresa habrían cambiado su estrategia pasando a controlar a partir del río Sogamoso, aguas arriba”. Los hechos llevaron al Consejo Municipal de Gestión de Riesgo y Desastres ha declarar Calamidad Pública por daño ambiental el día 16 de marzo. Las autoridades de Barrancabemeja, en todo caso, están especialmente preocupadas porque “lo que resulta más alarmante es que hasta el momento se desconocen las verdaderas causas por las cuales se ha presentado el afloramiento, por lo cual podría ser factible que el suceso empeore o incluso genere nuevos riesgos, máxime teniendo en cuenta que se aproxima la temporada de lluvias”.

La Alianza Colombia Libre de Fracking y el Comité de Concertación de la Vizcaína (antes Comité de Concertación de la Lizama) denuncian hoy que “hasta el momento no se ha logrado contener la contaminación de petróleo, situación que ha empeorado por las condiciones climáticas. Ecopetrol y las autoridades locales no responden con información clara de la situación a las comunidades, y los ambientalistas consideramos que la emergencia está llegando a un estado catastrófico e irreparable sobre el medio ambiente sin que las autoridades al mando lo hayan podido detener”.

Los ambientalistas piden la intervención urgente del Minambiente y de la UNGRD “para que detengan la situación de contaminación, establezcan la verdad de los hechos, evalúen el daño ambiental y tomen las acciones legales pertinentes en contra de esta situación de incompetencia que está afectando los recursos hídricos, los ecosistemas y los recursos pesqueros de varias comunidades del Magdalena Medio y que de no detenerse de inmediato puede aumentar el impacto sobre las comunidades ribereñas del Río Magdalena”.

No parece que Murillo haya recibido el mensaje. Sus comunicadores difunden fotos del ministro saludando al cuestionado presidente de Brasil, Michel Temer, o de unas horas antes junto al príncipe Alberto de Mónaco en la Sierra Nevada. Barrancabermeja queda lejos de esas coordenadas.

colombiaplural.com/minambiente-se-va-brasil-ecopetrol-calla-ante-desastre-barrancabermeja/

-->
COLABORA CON KAOS