Colombia. ELN: La utilidad de estas elecciones

Por José Armenta

Las elecciones parlamentarias del pasado 11 de marzo reeditaron, en casi todos los aspectos, el país de siempre. La misma Colombia de años anteriores. Cambiaron los nombres de los partidos de mayor votación: el Centro Democrático y Cambio Radical.  Pero sólo los nombres. Empaques distintos con similares contenidos de los rancios partidos conservador y liberal, los […]

Las elecciones parlamentarias del pasado 11 de marzo reeditaron, en casi todos los aspectos, el país de siempre. La misma Colombia de años anteriores. Cambiaron los nombres de los partidos de mayor votación: el Centro Democrático y Cambio Radical.  Pero sólo los nombres. Empaques distintos con similares contenidos de los rancios partidos conservador y liberal, los que en este caso quedaron relegados al tercero y cuarto lugar.

Quizás algo diferente fue el clima de mayor tranquilidad en el que se desarrolló la jornada. Las FARC ya no estaban como fuerza guerrillera, mientras el Ejército de Liberación Nacional decretó y cumplió plenamente un cese de operaciones ofensivas entre los días 9 y 13 de marzo, a propósito de las votaciones del domingo 11.

La máquina que permite ganar

La votación y los resultados, al igual que en las jornadas anteriores, estuvieron marcados, como cuestión dominante, por los caciques electorales de las distintas regiones, las maquinarias electorales, el clientelismo, el voto amarrado y la corrupción que han caracterizado las votaciones en Colombia. Para muestra un botón. El caso de la señora, Aída Merlano, de Barranquilla, quien se presentó bajo la membresía del Partido Conservador, obteniendo 70 mil votos para el Senado, por medio de multimillonarias sumas de dinero.

En este caso, otro sector político que estaba dentro de su misma empresa electoral, le llevó pruebas contundentes de compra de votos a la Fiscalía General, quien tuvo que asumir el caso e informar de manera pública que la señora Merlano había montado un sofisticado sistema para verificar si habían votado por ella, antes de pagar 40 mil pesos por cada voto.

Dice la Fiscalía General que en esta operación de compra de votos, la señora se gastó 6 mil millones de pesos. Lo que no dice la Fiscalía, ni la gran prensa, ni las autoridades, es que lo que hizo la señora Merlano, es lo que hacen todos los caciques electorales y que esa compra mayor o menor de votos, la combinan con las promesas de empleo, de cédulas retenidas, de la entrega condicionada de cemento, tejas, becas, favores o cuestiones similares. Y que todo este dinero que invierten la mayoría de las campañas, la recuperan posteriormente con creces, a través de diversas formas de corrupción, robándose los dineros públicos.

Son prácticas que caracterizan el sistema electoral colombiano, votaciones cautivas o compradas, que contrarían el precepto con que nos venden su democracia, referido a “la opción libre e informada del ciudadano”, para disponer autónomamente de su voto y que dan cuenta de un sistema electoral, altamente viciado y deformado que niega la democracia y la misma participación de la sociedad, en especial de los de abajo, en las decisiones sobre los rumbos y caminos básicos del país.

Primacía de la reacción derechista

Como era de esperarse con el sistema electoral imperante y la campaña de las élites dominantes y a través de sus grandes medios de comunicación, la ultraderecha y la derecha lograron las mayorías tanto en Senado como en Cámara. El Centro Democrático de Uribe, sacó 19 senadores, le siguió cambio Radical, con 16. Después vino el Partido conservador con 15. Estos 3 juntos, quedan con 50 votos del Senado, casi la mitad del total.

A los anteriores, le siguió el Partido Liberal con 14 y el de la U -supuestamente el de Santos-, con un número similar. Entre los dos suman 28, que sumados a los 50 anteriores, dan un total de 78, a los que quizás se le desprendan unos pocos congresistas en las votaciones de importancia. Pero no por ello perderían la mayoría.

De lado del centro y la izquierda, salieron elegidos para el Senado aproximadamente 22 congresistas, lo cual es positivo y valorable, así sea una representación minoritaria. Alianza verde sacó 10, el Polo 5, y 4 de la lista de los Decentes que está en las filas de Petro, más los indígenas, junto con las curules de FARC y uno que otro desprendimiento en las votaciones de integrantes del bloque mayoritario, tendrán sólo unos 30 votos, lo que no les permitirá ser mayoría en ninguna votación. Pero si se colocan en una verdadera línea de oposición, podrán estimular la inconformidad social, la protesta y las opciones alternativas.

Hacia las presidenciales

El panorama que se visionaba hasta hace unos dos meses, en el que todas las opciones apuntaban hacia la ultraderecha y la derecha y en el que la dispersión de las opciones de centro y de izquierda no le daban a esta ninguna posibilidad, viene cambiando levemente en las últimas semanas con la irrupción en la opinión y en las concentraciones públicas de la candidatura de Petro.

De las votaciones y especialmente de las dos consultas del pasado 11 de marzo, han empezado a perfilarse como mayoritarias dos candidaturas que ascienden y que son diferentes y contrapuestas. La de Duque, la marioneta del ex presidente Uribe, y la de Petro. La opción de este último estará determinada por la fuerza de opinión que logre y por la atracción de una franja de quienes normalmente no votan, a causa de la apatía hacia la política tradicional y la incredulidad en el sistema electoral, pero que tienen formada una opinión política básica, como ciudadanos.

Las clases dominantes ante esta nueva situación y ante el peligro que para ellos representaría una candidatura en ascenso que se salga de sus propios carriles e idearios neoliberales, ha desatado una fuerte ofensiva mediática centrada en el miedo y la estigmatización y están recurriendo a todo tipo de cizaña y sabotajes. Lo acontecido en Cúcuta contra Petro es muestra de ello. No es de descartar que si la candidatura de Petro sigue cuajando, los sectores dominantes van a unificarse antes de la primera vuelta a algunas de las candidaturas que quedaron en firme este 18 de marzo.

http://www.eln-voces.com/index.php/voces-del-eln/militancia/1499-la-utilidad-de-estas-elecciones

-->
COLABORA CON KAOS