CGT continúa exigiendo justicia para las víctimas y represaliadas de la Guerra Civil a 80 años del levantamiento militar fascista

Por CGT

No fue una “transición modélica” sino una “transacción vergonzosa” para contener a quienes buscaban justicia tras décadas de represión y muerte.

La Confederación General del Trabajo (CGT) ha emitido un comunicado en el que pide memoria, justicia y reparación para las miles de víctimas de la Guerra Civil y del terror fascista impuesto por Francisco Franco durante 40 años.

La organización anarcosindicalista ha recalcado que a pesar del paso de los años, la justicia para estas personas y sus familiares sigue sin aparecer. En este sentido, la CGT ha recordado varios casos de impunidad estatal, como el procedimiento contra los anarquistas Granado y Delgado, asesinados a garrote vil en agosto de 1963. Su sentencia de muerte la firmó Manuel Fraga Iribarne, quien pasaría a la historia como “padre de la democracia”. Granado y Delgado fueron torturados y acusados de instalar explosivos en dependencias estatales de Madrid, sin embargo jamás se pudieron demostrar estas acusaciones.

Los “incidentes” en los Sanfermines del año 78, en Pamplona (Navarra), son otro ejemplo de la represión fascista que se impuso en los primeros años de aquella modélica transición. La policía del régimen asesinó de un tiro en la frente a Germán Rodríguez, miembro de la sección vasca de la Liga Comunista Revolucionaria (LKI) que contaba por aquel entonces con tan solo 23 años de edad. La policía, a la orden de “tirad con todas las energías y lo más fuerte que podáis sin importar matar”, hirió también a más de 150 personas.

CGT, por otro lado, recuerda el periplo de muchas familias de vencidos y vencidas que tienen que buscar la justicia a través de sus propios medios porque el Estado les ha abandonado a su suerte. La ley de Memoria Histórica de Zapatero, según CGT, solo fue un “lavado de imagen” pero jamás tuvo la verdadera intención de rescatar de las cunetas a tantas personas que dieron su vida en la lucha por un mundo más justo.

La Confederación General del Trabajo (CGT) por otro lado, también ha criticado que todavía sigan sin exhumarse y trasladarse a lugares privados los restos de asesinos fascistas, como el General Quipo de Llano, más conocido como el “carnicero de Sevilla” y que sembró el terror en toda Andalucía. Fue Gonzalo Queipo de Llano quien mandó ejecutar a una columna entera de mineros de Huelva, en su mayoría anarquistas. Hoy, sus restos, continúan sepultados en la basílica de la Esperanza Macarena de Sevilla, al amparo de la Iglesia católica y sus acólitos religiosos, los grandes beneficiados del franquismo.

CGT denuncia que no es suficiente con el cambio de nombres en las calles y plazas del Estado español o con la eliminación de la simbología franquista de pueblos y ciudades, utilizada políticamente en esta “democracia”. CGT señala que es necesario y urgente reclamar el fin de la impunidad franquista, tanto la del antiguo como la del nuevo régimen, y declara que como organización libertaria continuará luchando para que la memoria de quienes dieron su vida por un mundo más justo continúe viva, año tras años, en nuestra sociedad.

COLABORA CON KAOS