Publicado en: 17 Febrero, 2017

Boro LH: «Estamos preparando una gran jornada por la libertad de expresión para este 8 de abril en Bilbo»

Por Boltxe Kolektiboa

Boltxe.eus entrevista a Boro (lahaine.org): «Desde la plataforma por la absolucion a los encausados en la operación araña estamos preparando una gran jornada por la libertad de expresión para este 8 de abril en Bilbo»

Boro, o Boro de La Haine (BHL), amigo de Boltxe, es un activo militante de la contrainformación en Euskal Herria. Su trabajo y sus reportajes nos recuerdan lo que nos advirtió Malcolm X: Si no andáis prevenidos los medios de comunicación os harán odiar a los oprimidos y amar a los opresores.

Detenido en varias ocasiones por realizar sus labores de contrainformación, será juzgado próximamente y sobre su cabeza pende la espada amenazante de la mal llamada justicia española.

Hemos estado con él y le hemos planteado varias preguntas

Boltxe: Boro, nos conocemos de hace años y nos hemos encontrado asiduamente en la brega y el trabajo… Antes de hablar sobre tu situación personal, ¿se puede decir que en el Estado español padecemos unos medios de comunicación domesticados al servicio del capitalismo y con peligrosas tendencias al fascismo informativo?

BHL: Los medios de comunicación en el Estado español son uno de los principales sostenes del régimen salido de la mal llamada transición, unos medios al servicio del capitalismo, del patriarcado, del poder financiero y a los intereses de los partidos que han sostenido este régimen durante todos estos años.

Para mí, las tendencias al fascismo informativo quedan bastante claras sobre todo cuando estos medios se ponen manos a la obra en una de sus principales tareas: el señalamiento y criminalización. Ejemplos de esto siempre hemos tenido, sobre todo en Euskal Herria, donde un sector de la población siempre fue fuertemente criminalizado y los medios ofrecieron una visión totalmente falsa y adoctrinante sobre el conflicto que este pueblo mantiene con los Estados español y francés. También en el resto del Estado hay muchos ejemplos de esta criminalización, contra activistas, okupas, militantes antifascistas…

Pero en los últimos años estamos asistiendo a una nueva vuelta de tuerca más, cuando se maximizan determinados casos y se ocultan otros. Ejemplos en el último año hemos tenido varios: El encarcelamiento de los dos titiriteros acusados de enaltecimiento al terrorismo, el de los jóvenes altsasuarras por la pelea con dos guardias civiles en un bar del pueblo, la reciente agresión a una neonazi en Murcia… en todos estos casos (y muchos más) la criminalización por parte de los medios ha jugado un papel importante a la hora de señalar, estigmatizar… Huelga decir que el tratamiento informativo es totalmente distinto cuando se trata de suavizar o justificar lo injustificable ¿ejemplos? El asesinato de 14 inmigrantes por parte de la Guardia Civil en el Tarajal, el asesinato de Jimmy a manos de neonazis del Frente Atlético, el asesinato de Iñigo Cabacas, el asesinato de Juan Andrés Benítez a manos de cuatro mossos de esquadra… En todos estos casos se ha tratado repetidamente de ocultar información, de justificar las distintas actuaciones policiales, o incluso de criminalizar a las víctimas.

Podríamos hablar también de medios cómo ABC, La Razón, El Mundo o tantos otros que muchas veces son usados para preparar el terreno para posteriores detenciones. Aquí también podemos poner numerosos ejemplos: La criminalización que hizo ABC del medio navarro Apurtu.org, que meses después fue cerrado por la Audiencia Nacional y uno de sus integrantes pasó un año y medio en prisión, o de cómo La Razón y El Mundo criminalizaron a los periodistas Raul Capín y Adolfo Luján unos días antes de su detención, o de mi propio caso donde también fui señalado por ABC abonando así el terreno para una de mis detenciónes. En este sentido, podemos afirmar que existe una historia de amor entre estos panfletos y los gabinetes de información de la Policía Nacional, la Guardia Civil…

Son solo unos ejemplos, pero representan bastante bien cómo funcionan la gran mayoría de los medios de comunicación en el Estado español.

Boltxe: En este panorama ¿qué importancia piensas que tiene la contra información, como la que realiza La Haine en donde desarrollas tu trabajo?

BHL: Frente a todo esto, es imprescindible que los movimientos sociales anticapitalistas se doten de sus propias herramientas de comunicación, unas herramientas de comunicación totalmente distintas de la filosofía de los mass-media, donde ellos son el emisor y se dirigen a un receptor que vee y escucha acríticamente. Nuestros medios no pueden aspirar a ser como ese modelo, necesitamos medios que los movimientos sociales, las personas de la calle, de las clases populares sientan suyos, dónde puedan participar y no sean simples espectadores pasivos y acríticos.

Claro está que es un camino difícil, por que nuestros medios son muy limitados en comparación a los mass-media, pero hay muchos medios alternativos que se han consolidado (en el caso de La Haine llevamos 16 años en la red) y en los últimos años hemos asistido también a un auge de este tipo de medios.

Boltxe: ¿Piensas que este trabajo de contrainformación ha conseguido logros reales, cambios en la forma de ver las cosas tal y como nos las presentan los medios de comunicación capitalistas y en concreto los del régimen español?

BHL: Sí, es un trabajo de hormiga muchas veces, pero, por un lado hemos contribuido a ir formando opinión en torno a muchas temáticas, tanto en temas estatales como internacionales, teóricos… Esta parte quizás pasa más desapercibida, y es un trabajo más de fondo, de día a día, pero da sus frutos y contribuye a crear una conciencia popular.

Y por otro lado están determinadas informaciones que, ante una coyuntura especial, han conseguido romper con las mentiras de los mass-media. Una vez más tenemos varios ejemplos de los que La Haine ha formado parte durante estos años, por ejemplo durante los atentados del 11-M en Madrid, el asesinato de Carlos Palomino, las Marchas de la Dignidad… Son momentos en los que hemos conseguido romper con el discurso oficial y hacer llegar nuestras informaciones a mucha gente más allá de la militancia

Boltxe: Yendo a tu situación personal… ¿Piensas que hay una relación directa entre tus detenciones y tu activismo contrainformativo?

BHL: Es bastante claro que sí, mis dos primeras detenciones fueron, una mientras cubría una protesta en Madrid, en la que fui agredido junto a otros 7 periodistas y a mí me detuvieron, la segunda fue unas semanas después de haber cubierto informativamente una acción que se hizo en Iruña en el marco del aniversario de la okupación del Euskal Jai y justamente fuimos detenidas tres personas, entre los que estábamos otro compañero fotógrafo y yo, es decir, de tres detenidos, dos estaban haciendo un trabajo periodístico.

La tercera detención me vino por la llamada Operación Araña, como sabéis por comentarios a través de las redes sociales. A priori uno podría pensar que esta detención no está relacionada con mi trabajo informativo, pero desde La Haine siempre hemos tenido claro que sí, que en el momento en que, tras mi primera detención, me identifican como miembro de La Haine, se pone en marcha la maquinaria represiva, unas semanas después y pasada ya la primera fase de la operación araña es cuando aparece ese artículo criminalizador en ABC señalándome a mí, tenemos bastante claro que es a raíz de mi primera detención cuando se me incluye en la operación araña.

Boltxe: ¿Hay más casos como el tuyo? Personas detenidas por su militancia en la contrainformación, ataques a medios alternativos…

BHL: Siempre los ha habido, pero en los últimos años se ha disparado el número de juicios, nos encontramos con casos cómo el de Alicia Arnesto, Raul Capín, Adolfo Luján, Iker Oiz, Pitu, Iraitz Salegi…

Pero también ha habido otro tipo de ataques a parte de los judiciales:

Criminalizadores, como en el caso de Ahotsa.info, que fue objetivo de una campaña criminalizadora por parte de El Mundo entre otros medios a raíz de las informaciones que este portal navarro estuvo sacando sobre la pelea de Altsasu en la que estaban implicados dos Guardias Civiles.

Físicos, como en el caso de la agresión policial a Jesus Rodríguez de La Directa mientras cubría una movilización, o el ataque a la redacción de La Directa durante las protestas contra el desalojo de Can Vies…

Económicos, como la multa con la ley mordaza a Axier López, periodista de Argia por difundir la foto de una detención o al cámara de Ahotsa.info Iñigo Orduña que también fue multado por cubrir una movilización frente al Parlamento de Nafarroa.

La lista es larga y no deja de crecer.

Boltxe: ¿Piensas que el Estado trata de dar un aviso a navegantes con tus próximos juicios y todo lo que ha ocurrido contigo?

BHL: Por un lado, el Estado siempre ha tenido a La Haine en el punto de mira, informaciones como las que comentaba antes han conseguido muchas veces romper el bloqueo informativo, y la gente ha buscado en los medios alternativos la información que no le daban los mass-media ante hechos concretos. Así que al tenerme identificado como periodista de La Haine piensan actuar en consecuencia.

Pero por otro lado, sí, el Estado quiere ejemplarizar y dar el mensaje a los medios de contrainformación de que no va a permitir que le estropeemos el monopolio informativo a los mass-media, ni que creemos opinión al margen del sistema.

Boltxe: Quizá podrías comentarnos de qué manera la gente puede solidarizarse y denunciar esta campaña de criminalización contra ti y contra el trabajo de contrainformación en general…

BHL: Lo que hay que tener claro es que este ataque a los medios alternativos y populares no es algo aislado, es algo que va en aumento y que está poniendo en serio peligro la libertad de prensa, de información de opinión. Y a su vez, este ataque a los medios forma parte de un ataque más grande, qué es el que han puesto en marcha con todas las legislaciones mordaza. Eso es lo que hay que denunciar que este ataque no es contra mí o contra La Haine solamente, sino contra todas las personas que informamos al margen del régimen.

Por otro lado, el tema económico siempre está presente. En La Haine hemos puesto en marcha una campaña de recogida de fondos online con un doble objetivo: financiar el proyecto y ayudar a pagar los costes de los dos procesos.

Además, y en el marco de la denuncia de la operación araña, desde la Plataforma por la absolución de las personas encausadas estamos preparando una gran jornada por la libertad de expresión para este 8 de abril en Bilbo, donde llevaremos a cabo una concentración por la absolución, una charla con varias de las personas encausadas y un concierto con varios grupos, entre ellos Def Con Dos que como sabéis también tienen a un miembro en el punto de mira de la represión por sus opiniones.

Boltxe: ¿Podrías explicarnos qué es la ley mordaza y los peligros que representa para la libertad de prensa, de información, y la libertad en las redes sociales?

BHL: Bueno yo siempre hablo de leyes mordaza, por que son, principalmente, la ley de seguridad ciudadana, la reforma del código penal y el pacto anti-terrorista.

El objetivo de toda esta maraña de legislaciones es triple: por un lado crea una legislación ad-hoc para criminalizar y condenar el activismo social y todas las herramientas de las cuáles se ha dotado: parar desahucios, organizar herri harresiak, protestar frente a edificios públicos…

En segundo lugar es un ataque contra los medios de comunicación poniéndonos límites de que podemos informar y de que no, en este sentido el tema de las fotos de los policías es sangrante, está prohibido documentar la brutalidad y abusos policiales para así garantizar su impunidad.

Y la tercera pata de este gran ataque a la sociedad, el tercer objetivo, es la libertad de expresión en su más amplia definición.

Para mí el punto de inflexión fue la primera operación araña (que fue anterior a la entrada en vigor de las leyes mordaza), a partir de ahí apretaron el acelerador de la represión. Antes de esa operación a nadie se le ocurría que podrías acabar en la Audiencia Nacional por comentar en las redes sociales, por hacer chistes, canciones o una obra de teatro con títeres. Y a día de hoy es algo a lo que nos estamos acostumbrando peligrosamente.

Boltxe: Como ejemplos de contrainformación tenemos el trabajo realizado por Egin, Egin Irratia, Euskaldunon Egunkaria y otros medios informativos, ¿ves la necesidad de trabajar para que la contrainformación vuelva a formar parte del movimiento popular en Euskal Herria?

BHL: Por supuesto, la contrainformación siempre ha formado parte del paisaje de Euskal Herria, y a día de hoy son varios los proyectos que se han consolidado o que han surgido en los últimos años.

Es necesario crear y fortalecer medios que estén al lado de las luchas sociales, de los movimientos sociales, del pueblo que sufre las consecuencias del capitalismo salvaje que sufrimos. Medios fuertes que informen al margen del sistema y por encima de intereses políticos partidistas.

Boltxe: Ya para ir terminando… da la sensación de que la advertencia de Malcom X se está cumpliendo, que la política individualista, la alienación, esa cultura global capitalista, que nos llega por todos los medios de comunicación al servicio de los opresores, penetra entre los oprimidos y que en algunos casos estos defienden opiniones contrarias a sus intereses en tanto que clase oprimida, explotada, reprimida… ¿Cómo piensas que se puede revertir esta situación?

BHL: Uno de los mayores enemigos lo tiene la mayoría de la gente en casa, en un lugar privilegiado: es la televisión. Es bastante obvio que con nuestros recursos limitados se nos hace muy difícil competir con ella, porque llega al 99% de los hogares y porque además entre su supuesta pluralidad,con tantas cadenas como tenemos hoy en día, encontramos líneas rojas que ninguno de ellos traspasan. Así es fácil lograr, como decía Malcolm, que gran parte de la población odie a los oprimidos y ame a sus opresores.

Sin embargo, en los últimos años los medios populares han florecido en todo el Estado y muchos de ellos mejoran día a día la calidad de sus trabajos, de sus informaciones, de trabajos de investigación, haciendo materiales audiovisuales cada vez más interesantes. Puede que a día de hoy aún no podamos competir con la televisión en muchos aspectos, pero estamos reforzándonos, aprendiendo cada vez más y dando pasos cada día. Quién sabe si a medio plazo el panorama habrá cambiado y hallamos reducido considerablemente esa distancia que nos separa de los mass-media. En esa dirección estamos trabajando.

Boltxe: Eskerrik asko, Boro, siente el calor y la solidaridad de Boltxe, y esperamos tener noticias pronto de que se solucionan tus líos con la llamada justicia española, en sentido positivo y en la mayor brevedad, pero sobre todo esperamos continuar encontrándonos en la lucha por una información que defienda los intereses del pueblo trabajador vasco.

BHL: Eskerrik asko zuei!

Boltxe Kolektiboa

14 de febrero de 2017

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS