Así es la ‘justicia monárquica’: Urdangarín puede obtener el tercer grado a los dos meses de entrar en prisión

Por Kaos. Estado Español

El cuñado y yerno de reyes podría acceder directamente al tercer grado, que implica salidas de la cárcel los fines de semana y de lunes a viernes si son para ir a trabajar, cuando lleve dos meses en prisión.

Iñaki Urdangarin apura sus últimos días en libertad. A falta de conocer la decisión que el Tribunal Constitucional adopte en respuesta al recurso que se plantea presentar para reclamar la suspensión de la condena firme de cinco años y 10 meses de prisión que le impuso este martes el Tribunal Supremo, la Audiencia de Palma le ha comunicado que debe ingresar en prisión. A partir de ese punto y en caso de que se formalice el encarcelamiento, fuentes jurídicas advierten de que existe la posilidad de que opte al tercer grado penitenciario, es decir, la semilibertad, en solo dos meses.

La entrega del mandamiento ha abierto la compuerta a la búsqueda por parte del exduque de Palma de una prisión a su gusto. El tribunal le ha concedido un plazo de cinco días para el ingreso efectivo. Una vez se presente en el centro penitenciario que escoja -y si nada lo evita- pasará a quedar internado en un módulo de respeto.

 

 

Transcurrido un plazo de dos meses, debe clasificársele en un grado determinado. Según apuntan los expertos consultados, lo habitual es que se opte por el segundo, pero existe la posibilidad, si se cumplen una serie de requisitos, de que acceda directamente al tercero, lo que implica salidas de la cárcel los fines de semana y de lunes a viernes si son para acudir a un puesto laboral.

La encargada de proponer esta clasificación es la Junta de Tratamiento Penitenciario. Realiza una propuesta que resuelve la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, ahora bajo la batuta de Fernando Grande-Marlaska. Se valoran circunstancias como el hecho de que se trate del primer delito y no existan antecedentes, el riesgo de reincidencia o la existencia de un entorno familiar y laboral estable y adecuado.

Además de los grados, Urdangarin podrá acceder a permisos penitenciarios cuando cumpla una cuarta parte de la condena. Es decir, superados los 15 meses de encarcelamiento, el marido de la Infanta podría optar a un ‘plus’ de salidas: un total de 48 días al año si se le califica desde el inicio en tercer grado y de 36 si queda ubicado en el segundo. Otra puerta a la salida de la cárcel con antelación es la libertad condicional anticipada, a la que podría optar cumplidas dos terceras partes de la condena, cerca de cuatro años. La libertad condicional normal no puede reclamarse hasta el cumplimiento de las tres cuartas partes.

 

Enlace con la noticia

 

COLABORA CON KAOS