Año electoral en Brasil: más desafíos para la lucha indígena en el Legislativo

Por Cristiane Sampaio, Brasil de Fato

Según líderes indígenas y organizaciones que trabajan en el tema, la disputa territorial sigue en primer plano.

Según líderes indígenas y organizaciones que trabajan en el tema, la disputa territorial sigue en primer plano.

En 2018 habrá grandes desafíos para los pueblos indígenas en Brasil. En el año de las elecciones presidenciales y legislativas, los derechos de esos pueblos pueden ser aun más amenazados debido al enfrentamiento con grupos conservadores en el Congreso Nacional. Este es el análisis de líderes, militantes y organizaciones que trabajan en el tema en Brasil.

El Secretario ejecutivo del Consejo Indigenista Misionario (CIMI), Cleber Buzatto, explica que el escenario puede volverse más peliagudo debido a los parlamentarios que representan los intereses del agronegocio, que intensifican las acciones en defensa del sector en el Legislativo para lograr más apoyo.

“Necesitamos estar atentos porque es muy probable que la bancada ‘ruralista’ [como son conocidos los diputados que integran el Frente Parlamentario Agropecuario] intentará de todas formas votar los asuntos que corresponden a sus intereses”.

En el Congreso Nacional, es larga la lista de propuestas que amenazan los derechos de los pueblos indígenas y que pueden ser aprobadas este año. Uno de los ejemplos es el Proyecto de Ley (PL) número 3.729 de 2004, que pretende flexibilizar el  permiso ambiental para las actividades agrícolas y pecuarias. Otro proyecto a ser votado es el PL número 4059 de 2012, que libera la venta de tierras rurales brasileñas a extranjeros sin restricciones. Se tramitan los dos proyectos en la Cámara de Diputados.

El militante Paulino Montejo, de la Asociación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), afirma que la gran preocupación de las comunidades es la pérdida de sus territorios, si se aprueban estas medidas.

“El mayor problema es la disputa territorial. Hay un temor instalado. Los pueblos indígenas se sienten una vez más moneda de cambio para los intereses del agronegocio y también para este gobierno [se refiere al gobierno de Michel Temer]”, dice Montejo sobre los ataques a las comunidades.

El juego político en torno al derecho a la tierra implica también la Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) 215, que transfiere la responsabilidad sobre la demarcación de los territorios ancestrales del Ejecutivo al Legislativo.

En diciembre de 2017 los integrantes del Frente Parlamentario Agropecuario anunciaron que priorizarán el tema en los próximos meses y que ya se puede votar la PEC en sesión plenaria de la Cámara.

El presidente del Frente Parlamentario de Apoyo a los Pueblos Indígenas, diputado Ságuas Moraes, del Partido de los Trabajadores (PT), considera que la propuesta de enmienda tiene carácter inconstitucional.

“El Legislativo no puede legislar sobre temas que generan gastos o reducen la hacienda pública. También atenta contra una de las cláusulas ‘pétreas’ de la Constitución Federal que establece el derecho ancestral de los pueblos indígenas a la tierra”, afirma.

Debido al avance de los asuntos de carácter neoliberal que comprometen los derechos indígenas, la Asociación de los Pueblos Indígenas de Brasil informó que este año buscará mayor interlocución con organismos internacionales para solicitar más apoyo para la lucha de las comunidades ancestrales en el país.

Edición: Camila Salmazio | Traducción: Luiza Mançano

.

www.brasildefato.com.br/2018/01/11/ano-electoral-en-brasil-mas-desafios-para-la-lucha-indigena-en-el-legislativo/

COLABORA CON KAOS