Al Che Guevara, marxista y revolucionario comunista, no se lo puede degradar, inventándole coincidencias, con el Facio Capitalista Perón

Por hersh zakheim

A propósito de la serie “Uno de los nuestros: Guevara y Perón “, aparecida en Kaos. Contrariamente a lo que allí se dice, el nivel de las convicciones marxistas y revolucionarias del Che Guevara, constituyeron el blindaje que lo preservo, ante el Fascismo Capitalista demagógico, de Perón.

el che 1

Por Hersh Zakheim

“Uno de los nuestros: Guevara y Perón “, aparecida en Kaos. Contrariamente a lo que allí  se dice, el nivel de  las convicciones marxistas y revolucionarias del Che Guevara, constituyeron el blindaje que lo preservo,  ante el Fascismo Capitalista demagógico, de Perón.

El título del artículo,  fue tomado de una expresión de Perón,  en una carta del 24 de Octubre de 1967, referente al asesinato  del Che en Bolivia. Ningún  argentino, que tenga respeto por la disciplina  del análisis histórico y político, puede tomar en serio cualquier  expresión de Perón,  rey de la demagogia y del histrionismo político,  sin revisar cuidadosamente  las razones y los objetivos subyacentes en  sus dichos.

Sin contar,  que la carta fue remitida desde el exilio dorado de Perón,  en la Madrid Franquista y fascista del Opus Dei,   donde ”El primer trabajador  argentino”,  gozaba del privilegio de invitado de honor del Caudillo,  y vivía en un Palacio, que adquirió con los dineros depositados por la corrupción,  en sus cuentas de Suiza .

En Perón,  se daban la conjunción de la demagogia  aprendida,  en los Balcones de Mussolini y del Vaticano, donde se educó en aquello de “haz lo que te digo y no lo que yo hago”.

Las ficciones  y volteretas ideológicas,  que los seguidores del Peronismo,  emplearon y emplean,  para justificar   su  devoción,  hacia la figura  de Perón, son bastante conocidas. Pero el autor de la serie,  “Uno de los nuestros; Guevara y Perón “se pasó  de revoluciones.

Se le ocurrió  utilizar al  Che Guevara, figura respetada  y  más aún,  querida,  por todos los que en el mundo se nuclean,  detrás de las ideas humanistas del socialismo y  del anticapitalismo, con el objetivo de  reivindicar a  Perón y al peronismo.

A Perón,   un activo nazi fascista, defensor infatigable  y colaborador del  capitalismo, en eso de retrasar la concientización del clase trabajadora argentina , poniéndola a través del Estado Capitalista,  en manos de las patronales.

A Perón : que luego de poner en prisión y empujar a la clandestinidad a los verdaderos dirigentes de la clase trabajadora argentina,   anarquistas, comunistas,  socialistas,  y apoderarse de los sindicatos a punta de pistola, organizo  un sindicalismo venal, corrupto,  vigente hasta  el día de hoy, y a los pies de los patrones.

A Perón: protector de los criminales de guerra nazis, y uno de los primeros  promotores de la tortura,  a sus enemigos políticos  en la Argentina.

A Perón : Defensor servil de la oligarquía  terrateniente,  a quien él temía   y que lo utilizo cuando le fue necesario,  tolerándolo  en los primeros tiempos del peronismo en el poder,  por la función de distraer y confundir a la clase  de  los  trabajadores, hasta que su política errática económica  capitalista,  fracasó  y entonces lo echó,  para volverlo a traer,  cuando los jóvenes de la clase media se desmadraron en los 70.

Y por si fuera poco,  cobarde  hasta el extremo de huir en 1955,  refugiándose como era lógico,  primero en cuatro países latinoamericanos, gestionados  por dictadores criminales pro yanquis,  y terminado  abrazado a Franco su protector durante  muchos años , criando  a su semejanza,  a dos enanos fascistas como  López Rega  e  Isabel,  gozando de los dineros robados  al Estado Nacional,  con las comisiones por la compra   de los ferrocarriles ingleses,  el recibido de los nazis en pago de favores  y otras comisiones parecidas cuando fue gobierno ,depositadas en Suiza.

A Perón: que cuando volvió, con su  oportunismo  demagógico en la política, colaboro queriendo o no, en el asesinato  futuro de los miles de jóvenes de la clase media,  por la dictadura de los terratenientes.

A semejante tránsfuga y corrupto demagogo,  el articulista suelto de cuerpo,  insinúa que tenían algo en común ideológicamente  e intenta hermanarlo al Che Guevara.

Al Che, luchador  lucido  e infatigable contra el Capitalismo, Revolucionario y marxista. Profundo antinazi y antifascista.

Al Che, que disponía de una claridad meridiana, que le permitió avizorar  tempranamente, los riesgos que corría la Revolución en la propia Unión Soviética.

Al Che, Mártir que dio su vida por el ideal,  que  murió en la selva de  Bolivia,  intentando  llevar el sueño de la Revolución a otro pueblo Latinoamericano.

Frente a esa realidad, el articulista se ve obligado a inventar  y tirar  de los pelos la Historia,  los dichos y las intenciones.

Dejando de lado que la mayoría de los dichos son versiones de terceros,  conversaciones de terceros , que no hay al pie de los artículos,  la necesaria  explicitación de los archivos,  de donde se tomó la información,  lo que tampoco sería señal  de la veracidad, pero por lo menos permitiría apreciar  quienes escriben,  cuando  y con qué intención.

Porque aunque el articulista  no lo diga,   está  claro que  las razones que pueda tener alguien,  hoy para traer este tema a colación,  es  pretender subrepticiamente,  colaborar  con el relato del Peronismo en el poder en esta época: el Kirchnerismo.

Ahora bien, desde luego que no es este el primer caso, de querer blanquear y dar a Perón,  la  identidad que no tuvo.

Son varios los historiadores peronistas, que cerrando los ojos a la realidad,  intentaron e intentan  construir un personaje inexistente,  y tergiversando las intenciones y los hechos, construir un relato aceptable,  para las clases humildes y trabajadoras mayoritarias en Argentina.

En esos relatos emplean el sistema de “olvidar “todo lo negativo de Perón  y exacerbar  una supuesta  preocupación de Perón por la suerte de los trabajadores, dejando de lado la realidad de que el Peronismo fue el creador y desarrollador de la Clase Media  en Argentina y el que encerró y aplasto a la Clase Trabajadora,  dentro de los límites  del sistema capitalista.

Ante  este hecho objetivo,  muchos intelectuales,  argentinos y extranjeros,  se preguntan de dónde viene la fuerza y la vigencia,  del mito peronista en el seno de las mayorías humildes.

La respuesta a esta inquietud no es difícil.

Cualquiera que analice,  la composición social del pueblo argentino,   en especial la inmigración  que constituyo su núcleo más importante,  vera que se formó mayoritariamente,  de grupos de campesinos  pobres,  de baja condición cultural,  que escapaban de la explotación de los terratenientes de sus países,  como Italia España y también de  Rusia, Ucrania, etc.,   y que hallaron refugio y trabajo, en Argentina y que con el tiempo los más  dotados de ellos,  constituyeron la base de la clase media.

Unidos a los trabajadores  del campo, originarios del país,  también de nulo nivel de educación,  explotados por los terratenientes  argentinos,  al principio en cuidado de los animales y luego a también de la agricultura,  con  la llegada de los extranjeros que la trajeron con ellos.

Verá que  en este, un país  donde los trabajadores y campesinos  además de su bajo nivel de educación,  carecían  totalmente de  conciencia de clase,   era fácil que el Catolicismo,  acompañando en el Poder a la oligarquía, sometiera  al pueblo humilde,  a la demagogia del asistencialismo, el método Católico  de la limosna para los pobres y la propiedad para los ricos.

Y verá que en esas condiciones,  no es nada difícil construir un relato  como el de Perón,  que une la demagogia católica de la limosna  asistencialista, en su relación con la clase trabajadora,   a la defensa simultanea de la propiedad terrateniente y capitalista.  Política practica que Perón importó,  de su admirado Fascismo de  Mussolini.

Por eso, lo primero que Perón hizo,  fue disolver los  sindicatos y meter presos a los que se oponían,  y que fueron sus víctimas preferidas, aquellos que  trajeron de Europa, la semilla del socialismo  del marxismo, de la lucha de clases.

El oportunismo demagógico,  le `permitió también,  aprovechar la ola de nacionalismo que surgió en América Latina, no solo en Argentina, frente a la retirada momentánea del Imperio Yanqui del control de su patio trasero, junto a sus  primos ingleses, para ocuparse de atacar, detrás de su títere Hitler,  a la Unión Soviética del socialismo, en la Segunda Guerra Mundial .

Pero cuando  volvió,  al  término de la Guerra,   a apretar el dogal en el cuello  de América Latina,  Perón fue uno de los primeros en arrodillarse ante el Imperio y  cerrar trato con la Standard Oíl,   olvidando el discurso nacionalista y  traicionando a YPF

Los relatos peronistas,  se sucedieron aprovechando el dominio ideológico obtenido por él peronismo,  sobre las masas de trabajadores, permanentemente  empobrecidas hasta el día de hoy,  que vivieron la dictadura peronista primera , seguida  de las varias dictaduras,   ejercidas  por el Ejército,  como brazo armado de la oligarquía terrateniente,   con interrupciones mínimas  de los gobiernos social demócratas  del radicalismo, conciliadores con la oligarquía,

Esas vueltas aparentes a la legalidad burguesa con sus elecciones “democráticas representativas “, en las que a las clases medias se les permite  ejercer  el funcionariado ejecutivo y saquear  la Caja del Estado,  a cambio de la  perpetuación de la  oligarquía terrateniente y de las multinacionales  en  el Poder Real.

Cada momento peronista en el Poder,  tuvo su relato correspondiente,   adaptando lo básico del pensamiento fascista demagógico de Perón,  a la circunstancia histórica del momento y la situación económica respectivas. Así fue en el Peronismo de Perón, en el de Menen  y  ahora  en  el de los  Kirchner.

Para mi está claro,  que los historiadores peronistas, politólogos de esa extracción e intelectuales varios,  necesitan ganar su sustento,  en una profesión que no es tan rentable como otras profesiones, el comercio  o la renta que ejercen otros sectores de la clase media. Y es comprensible que  la cercanía del peronismo  a la Caja del Estado,  provea esas posibilidades a cambio del apoyo ideológico.

Afectuosamente

Hersh Zakheim

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Hazte suscriptor