Publicado en: 11 octubre, 2017

Acerca de tormentas y de brújulas

Por Tomás Ibáñez

Hasta ahora la única sangre que ya se ha vertido, y que habría que evitar que se siguiera vertiendo, es la de “la gente de abajo” que se dejó arrastrar a participar en una partida orquestada y arbitrada por la clase política en función de sus intereses. Luchemos, sí, pero no en campos de batalla donde nuestros enemigos nos llaman a hacerles costado.

Por Tomás Ibáñez

Es en los momentos convulsos, complejos, y tormentosos cuando se torna más apremiante consultar las brújulas para evitar extraviarnos. Sin embargo, también es en el estruendo de la tormenta cuando resulta más difícil confiar en sus indicaciones. Por eso es necesario no dejarse arrastrar por la vorágine de unos acontecimientos que se suceden con extrema rapidez y que demandan prontas respuestas. Por eso es preciso, aunque solo sea por un momento, “alzar la vista” más allá del contexto inmediato, tomar cierta distancia con la tormenta, y procurar vislumbrar hacia que horizonte nos empujan los actos a los que la situación parece emplazarnos.

Desde la simpatía, el aprecio, y la comprensión, que siento por muchos de los libertarios que se involucran en las actuales movilizaciones en Catalunya, no se me escapa, sin embargo, que están favoreciendo. de forma totalmente involuntaria, el proceso diseñado por el Gobierno catalán y por las formaciones nacionalistas para crear “un nuevo Estado”.

Está claro que ese no es su objetivo, todo lo contrario, y que esa no es la razón por la cual exponen sus cuerpos en una paradójica “defensa de las urnas”, o convocan huelga general en practica contigüidad temporal con el referéndum sobre la creación del nuevo Estado.

Sus objetivos van desde contribuir a “destruir el Estado español” (ojalá eso se consiga), hasta avanzar hacia una situación donde se pueda “decidirlo todo”, y no solo la forma política del territorio, pasando por la perspectiva de radicalizar la actual conflictividad alentando la creatividad y las chispas de auto organización que afloran en la población. Algunos acarician incluso el sueño de una (improbable) insurrección popular que abra el camino hacia una autentica “autonomía”, en el sentido fuerte de ese termino que va mucho más allá de la autodeterminación de los pueblos.

Esos objetivos, así como el ineludible compromiso con la lucha contra la represión ejercida por el Estado sobre quienes desafían sus leyes, me merecen el más absoluto respeto. Ahora bien, también es obvio que la actuación de esos compañeros aporta su granito de arena al desarrollo del proyecto independentista, o mejor dicho, nacionalista, que es como conviene denominarlo, puesto que no pretende “independizar” cualquier cosa, sino, muy específicamente una “nación”.

Si dicha contribución me preocupa, no es porque conduzca a propiciar la creación de un nuevo Estado, a final de cuentas nos tocara seguir luchando en su seno al igual que lo estamos haciendo en el seno del actual, sin que el cambio del marco estatal suponga una diferencia cualitativa que merezca especial mención. Vivir en un nuevo Estado nos trae sin cuidado, sin embargo, la principal repercusión negativa que se desprenderá de nuestra participación en el actual conflicto es que nos tocará, a nosotros y a los trabajadores involucrados, “pagar los platos rotos” del enfrentamiento entre el Estado instituido y el Estado naciente, como les va a pasar, por ejemplo, a los veinte anarquistas griegos detenidos por ocupar la embajada de España en solidaridad “con Catalunya” (sic).

Lo que me preocupa, y es precisamente en este punto donde adquiere sentido lo que antes comentaba acerca de la necesidad de “alzar la vista”, es que la contribución a los actuales enfrentamientos está dando alas al “auge de los nacionalismos”, como ocurre en todos los choques entre nacionalismos, y augura un enfrentamiento entre trabajadores tanto dentro de Catalunya, como entre trabajadores de Catalunya y de otros lugares. Sin hablar del correspondiente “auge de la extrema derecha” que ya se viene observando de forma preocupante en diversos lugares de España. No es que haya que renunciar a luchar para no suscitar el auge de la extrema derecha, claro, pero lo que no conviene hacer es luchar en un escenario definido en claves nacionalistas porque eso sí que garantiza ese auge.

En estos momentos, las respectivas actuaciones de un Puigdemont que ayer dejó en el limbo la proclamación del nuevo Estado, y de un Rajoy que hoy pone en marcha, sin formalizarla, la suspensión de la Autonomía catalana, revelan la preocupación por no perjudicar los intereses de las grandes corporaciones, empresas o entidades financieras, y señala los limites que los dos gobiernos enfrentados no están dispuestos a transgredir. Eso se está traduciendo por una desescalada de la tensión, por la escenificación de un espectáculo de poses y de engaños, adornado con disparos de balas de fogueo. Hasta ahora la única sangre que ya se ha vertido, y que habría que evitar que se siguiera vertiendo, es la de “la gente de abajo” que se dejó arrastrar a participar en una partida orquestada y arbitrada por la clase política en función de sus intereses. Luchemos, sí, pero no en campos de batalla donde nuestros enemigos nos llaman a hacerles costado.

Tomás Ibáñez

Barcelona 11 de octubre 2017

11 Comentarios
  1. Fuí libertario en mi juventud, cuando la reconstrucción de la CNT, estuve en la asamblea que eligió el primer comité nacional en una iglesia del madrileño barrio de Aluche, luego cambié de ideología por muchos motivos, siempre dentro de lo que llamaremos ambiente revolucionario. Entre otras cosas, uno de los hechos fue cuando Peirats en el primer gran mitín en Barcelona desde la República explicó las relaciones entre anarco-sindicalismo y el nacionalismo catalán, que fueron siempre las del enemigo. Entonces, unos infiltrados del SOC (Sindicato de Obreros Catalanes), sindicato amarillo financiado por Pujol, hoy reconvertido en el sindicato mayoritario de funcionarios de la Generalitat, dirigido por un antiguo miembro de Terra LLiure, lanzaron una campaña insultándole y tachándole de sucursalista, españolista, etc. Estos fueron los mismos que luego apoyaron al sujeto falsario que se hizo pasar por preso de Mathausen. Y de aquellos polvos vienen estos lodos, cuando vemos a la bandera rojinegra, que me sigue siendo muy querida, siguiendo las órdenes de los Mossos de Esquadra.

    El argumento de algunos, descerebrados, traidores o bien pagados, es algo que me es difícil dilucidar, que hoy son los los mandarines del movimiento libertario según el cual el apoyo a ese futuro estado catalán debe unir a los oprimidos y trabajadores de todo el Estado Español, tiene fácil respuesta en que eso sería más fácil siguiendo la consigna de “Cada uno contra el suyo, los catalanes contra los catalanistas, los españoles contra los españolistas”, es decir, en Barcelona contra Puigdemont y sus aliados, y en Madrid contra Rajoy y los suyos, todos contra los explotadores, los capitalistas.

    Queda que cualquiera que haya seguido a los opresores, nacionalistas, de cualquier territorio debe quedar fuera del movimiento obrero para siempre.

    • Te has currado un poco más este vestidito tuyo de travestido ‘ex-libertario’ para ver si le continúas metiendo más goles a Ibáñez, pero a mí no me la pegas porque conozco de sobra tus paranoias de obseso goebbeliano para laminar, lanzar globitos sonda o tu ‘divide y vencerás’ parasionista de siempre, amargado y resentido carcamal.

      Los psicópatas nazis, desde el principio de vuestra criminal carrera -definitivamente ahorcada en Nuremberg- siempre habéis pretendido representar el ‘movimiento obrero’, cuando lo único que habéis pretendido ha sido ponerlo al servicio militarista de un estado clerical-imperial.

      No se la pegas a nadie con tu bazofia propagandística haciéndote pasar hasta por Rita la Cantaora, babosos fantoche.

  2. Libertad sin socialismo es privilegio e injusticia, socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad.

  3. “Un Pueblo que oprime a otro no puede ser libre”. Dionisio Inca Yupanqui ante las Cortes de Cádiz (1810)

    https://www.youtube.com/watch?v=S5OMqRBOdy4

  4. “El movimiento anarquista debe tener muy claro que la idea de revolución social ha de ir íntimamente ligada con la autodeterminación de todos los pueblos y naciones oprimidas del mundo. En nuestro caso, el del Estado español, cualquier anarquista que se precie debe apoyar la autodeterminación de los distintos pueblos que forman, por la fuerza, el Estado español. Debemos, pues, rechazar y atacar con fuerza esa anticuada idea de cierto republicanismo, tanto liberal como ‘marxista’, que pretende mantener la sacrosanta unidad del Estado español como elemento indispensable para ‘su’ socialismo”. K-ntra Kultura.

    http://kntrakultura.blogspot.com.es/2015/07/anarquismo-y-cuestion-nacional.html

  5. El proletariado debe reivindicar la libertad de separación política para las colonias y naciones oprimidas por “su” nación. En caso contrario, el internacionalismo del proletariado quedará en un concepto huero y verbal; resultarán imposibles la confianza y la solidaridad de clase entre los obreros de la nación opresora y los de la nación oprimida.

    • ex-libertario dice:

      Vladimir Lenin dice: “El p`roletariado debe reivindicar la libertad de separación política para las colonias y naciones oprimidas por “su” nación”.

      Dejando aparte el hecho de que sean los nacionalisas infiltrados en el movimiento libertario y unos sedicentes marxistas que no tienen el menor escrúpulo en colaborar en frentes interclasistas, de claro orígen estalinista, los que me respondan, las preguntas a responder son: ¿Cataluña o Vascongadas son una colonia, naciones oprimidas? Porque entonces Franco tenía razón y Spain is different, sería la única vez en la historia en que los oprimidos serían mucho más ricos y prósperos que los opresores, mirad las rentas per capita de ambos territorios españoles y comparadlos con otros como Andalucía, Extremadura, la misma Castilla….. A lo largo de la historia, tanto la más antigua, cuando la Restauración y la República, como la más reciente, desde la muerte de Franco, las burguesías españolas regionales de Cataluña y Vascongadas han sido la vanguardia de la reacción, exigiendo los mayores ataques contra la clase obrera, la mayor profundización de la precariedad y la eliminación de todas las conquistas obreras, desde los Pactos de la Moncloa a todas las reformas laborales, y durante la crisis ha sido el gobierno catalán el que mayores recortes ha realizado de todas las autonomías, el 26% del presupuesto social, mientras alimentaba a toda una piara de bien cebados nacionalistas. Repito, quien se pone a sus órdenes se confiesa como enemigo de los trabajadores, y aunque me importe menos, enemigo de los mismos pueblos catalán y vasco cuyas clases obreras siempre han sido y luchado como una sola clase obrera con el resto de trabajadores de España. Y para finalizar recuerdo que la UGT nació en Barcelona como Unión General de Trabajadores de España, y la CNT se llama Confederación Nacional del Trabajo, entendiendo nacional como española, en contraposición a los explotadores, racistas y catalanistas de la patronal Foment del Treball Nacional.

      • Claro, claro… ¿y tú vienes con estas ‘revelaciones trascendentales’ precisamente AHORA, cuando lo que os interesa es laminar o dinamitar las luchas de los Pueblos peninsulares para librarse de la tiranía del centralismo españolista, temes que se unan en el esfuerzo para liquidar el abyecto y franquista Régimen del 78?

        No engañas a nadie con tus caricaturas, falsario. El hecho de que exista un abismo socio-económico entre el norte y sur del e. español, tan sólo evidencia la vertebración COLONIALISTA de los Pueblos meridionales. Y por supuesto que han apoyado las altas burguesías vasca y catalana, porque siempre han sido ESPAÑOLAS.

        A nadie engañas, fantoche pretencioso nazi, salvo a los que quieren dejarse enredar con tus simulacros.

        PD: por cierto, imbécil, cuando te presentes de ‘ex-libertario’, te recuerdo que esta condición nuestra, la de libertarios, es prepolítica y transideológica; no son cromos doctrinarios como los vuestros cuando fumigasteis a Ernst Röhhn y a la dirección de las SA en la Noche de los Cuchillos Largos, por temor a que desvelasen que en realidad la camarilla de los jefes de vuestras camadas negras, hoy o ayer, es UN NIDO DE BUJARRERAS JAJAJAJAJAJA!!!!!!!!!!

  6. ” Digámoslo francamente: es régimen nacionalista es incompatible con la libertad; lo de la reforma con el cambio de monarquía a república es como la bendición de un curandero para curar la tisis, y en ese régimen y con ese cambio, la aplicación de cuantas iniciativas surjan de la ciencia serán impedidas por el maüser de Silvela o por el tiro limpio de Moret, que son los polos sobre que gira la sociología de la restauración monárquica española, y como lo demuestra la práctica en todas las repúblicas y lo confirman las declaraciones que hizo Pi y Margall en su libre La República de 1873, quien refiriéndose a su paso por el poder escribió estas palabras memorables, impregnadas de autoritarismo: «Apenas puse los pies en el ministerio de la Gobernación, empecé a recibir noticias de haberse destituido ayuntamientos y establecido juntas revolucionarias en muchos pueblos de la península… Di al punto las más apremiantes y severas órdenes para disolver las juntas y reponer los ayuntamientos. Hice que se amenazara con la fuerza a los que se negaron a obedecerlas, y casi sin hacer otra cosa que enseñar a los más rebeldes las bayonetas del ejército, logré en días el restablecimiento del orden.”

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS